Live Stream: Un reto para la política convencional

 

 

 

El auge de las redes sociales y los teléfonos inteligentes ha generado cambio en la sociedad. De acuerdo con eMarketer solo en Estados Unidos más de 22.2 millones de ciudadanos decidieron cancelar su servicio de televisión en 2017. Esto se debe precisamente al crecimiento y popularidad de servicios como Netflix, Amazon Prime y en general los servicios de live stream. A este tipo de servicios se puede acceder incluso desde el teléfono y solamente contando con los datos suficientes. Y aunque estos servicios se utilizan para gran cantidad de transmisiones, también el mundo de la política se está viendo afectado por este fenómeno.  

Por: Andrés G.

Con las transmisiones en vivo se pueden acceder a conciertos en vivo, eventos deportivos, juego en línea y campañas políticas. En el caso de los eSports, el pasado campeonato mundial de League of Legends logro registrar más de 81.1 millones de horas de transmisión en vivo. Por otro lado, la el sector de juegos digitales no se queda atrás. En el caso de los casino online, permite sacar beneficios de las apuestas en vivo y hace uso de las mejores herramientas de software para hacer más excitantes los eventos deportivos. Que a su vez se disfrutan desde plataformas como Periscope de Twitter, Twitch de Amazon o YouTube.

 

 

Impacto en la política mundial

 

Se ha denominado a las transmisiones en vivo con contenido político como una herramienta modificadora. En Estados Unidos las pasadas elecciones de 2016 fueron determinadas básicamente por el live stream, al igual que en el 2008 fueron definidas por Facebook. Según PWE (Pew Research Center), para finales de 2017, 43% de estadounidenses se remitían a fuentes en línea para leer o enterarse de las noticias. Este fenómeno se debe a que cada vez más las personas sienten menos confianza en los medios tradicionales y la manipulación a la que están expuestos. A su vez, YouTube se ha asociado con CNN para transmitir en línea los debates y campañas electorales. Incluso los mismos políticos siguen incrementando el uso de redes sociales y transmisiones para que sus opiniones lleguen sin filtros a los electores. Un claro ejemplo es Alexandria Ocasio-Cortez, una congresista de Estados Unidos que se ha hecho famosa por su gran cantidad de seguidores en redes sociales. En Instagram utiliza las herramientas de video para dar a conocer su vida, de manera que genera un ambiente casi de intimidad con todos sus seguidores. Esta actividad ha generado polémica entre algunos, sin embargo, es una nueva clase de gobernadores, que se acerca a la gente por medio de las herramientas tecnológicas.

En conclusión, las transmisiones en vivo están para quedarse y facilitar los canales de información. Incluso en política, los usuarios pueden acceder a los debates o campañas completas que son de su interés, sin limitarse a los tiempos y manipulaciones de la televisión. También produce una sensación de cercanía con los votantes e incluso la interacción directa con los gobernantes. Aunque por otro lado, surge la inquietud de si a su vez la audiencia puede caer en la falacia del efecto eco, precisamente al acceder solamente a la información filtrada de acuerdo a sus preferencias preestablecidas.