Aviones eléctricos y urbanos, el futuro para Airbus

El francés Guillaume Faury, que la junta directiva de Airbus escogió como su próximo CEO -función que asumirá en octubre sucediendo al alemán Tom Enders-, ve el futuro de la compañía en la aviación eléctrica y la movilidad aérea urbana.

Este directivo, que entre 2018 fue el presidente de la división de helicópteros de la compañía y por ahora lidera el área de aviones comerciales, cree que las grandes ciudades congestionadas alrededor del mundo están generando una demanda para segmentos de la sociedad que están dispuestos a pagar más para moverse, a través del transporte urbano confiable y oportuno.

“Hay una convergencia de una serie de tecnologías y necesidades sociales que harán realidad la movilidad aérea urbana. Creemos que va a suceder”, enfatizó el ejecutivo en una conferencia en línea con reporteros, desde Mobile (Estados Unidos).

Le puede interesar: La millonaria inversión de Latam Airlines para renovar su flota a 2021

El próximo presidente de Airbus considera que uno de los elementos que harán que la movilidad del aire urbano funcione es la propulsión eléctrica.

“Hay un desarrollo en tecnologías eléctricas y tecnologías de baterías que permiten el vuelo eléctrico de corta distancia de una manera económica”, aseguró.

Este conglomerado ve el despegue de la propulsión eléctrica en la movilidad urbana como una puerta de entrada para su uso futuro en los grandes aviones comerciales y militares que fabrica la empresa.

No obstante, todavía está por verse cuándo y cómo el vuelo eléctrico económicamente viable se convertirá en una realidad. Faury reconoce que todavía “hay mucho por hacer”.

Le sugerimos: Avianca aumenta en 39.000 sillas semanales su oferta aérea

Una de las premisas es que para que este tipo de vehículos aéreos sean capaces de recorrer largas distancias, tendrán que encontrar otras fuentes de energía a las que hoy existen porque los aviones tendrán que tener más baterías para que alcance la cantidad de energía almacenada en el combustible de aviación.

Si se miran fuentes de energía como el hidrógeno, el problema es de almacenamiento y las celdas de combustible de hidrógeno crean problemas de empaque.

“Hoy no sabemos cómo almacenar el hidrógeno, por lo que todavía hay grandes desafíos. Si ponemos celdas de combustible de hidrógeno, entonces necesitarás poner pilas a bordo, lo que representa mucho enfriamiento”, señaló Faury.

Sin embargo, el ejecutivo revela su estrategia visionaria al enfatizar que este tipo de retos no son insuperables.

“Vemos muchos desafíos, ninguno de ellos parece ser inmanejable. Por supuesto que con las tecnologías, esto lleva tiempo”, dijo Faury.

Récord en entrega de aviones

Los fabricantes de aviones Boeing y Airbus anunciaron haber entregado en 2018 una cifrá récord de aviones civiles pese a problemas de producción de sus proveedores que alteraron sus respectivos calendarios.

Ambos gigantes de la aeronáutica anunciaron casi simultáneamente sus datos de entregas en el marco de una batalla sin pausa por conquistar el mercado.

A la espera de datos definitivos de Airbus, que están siendo auditados, Boeing se mantiene como líder mundial en términos de entregas; una posición adquirida hace casi 7 años. La empresa estadounidense dijo haber entregado 806 aviones civiles en 2018 contra 800 anunciados provisoriamente por su competidor europeo.

Aunque alcanzó un récord, de todas formas Boeing quedó debajo de lo que esperaba pues había estimado que en 2018 entregaría entre 810 y 815 aviones contra 736 en 2017.

Airbus, en tanto, “alcanzó la cantidad de 800 entregas de aviones comerciales en 2018” que se había fijado, dijo la empresa en un comunicado.

La entrega de aviones es un indicador de la salud financiera de las compañías pues es una muestra de su volumen de negocios y de su liquidez dado que las aerolíneas normalmente pagan cuando toman posesión del aparato.

Las cifras reveladas por ambos constructores adquieren mayor magnitud pues durante el año enfrentaron problemas con sus proveedores de fuselajes y motores que hicieron temer un mal resultado.