El país en donde asesinan niños por brujería

Foto: Cortesía

 

 

Seis niños de entre tres y seis años fueron secuestrados y brutalmente asesinados durante el último mes en Tanzania en un nuevo episodio de muertes ligadas a la brujería, confirmaron hoy a Efe fuentes médicas.

La responsable médica de la región de Njombe (suroeste), Bumi Mwamasave, confirmó a Efe el hallazgo de los seis cuerpos, “de los cuales se habían extraído algunos órganos vitales, incluidos los sistemas digestivos y reproductivos”.

Según la doctora, los menores fueron secuestrados de camino al colegio y sus cuerpos mutilados fueron encontrados posteriormente, sembrando el temor en la población local.

El gobernador de Njombe, Christopher Ole Sendeka, ordenó el arresto de todos los sanadores brujos y recomendó a los padres de la zona acompañar a sus hijos en todo momento para garantizar su seguridad.

“Los niños ya no están seguros en nuestra sociedad y tenemos que frenar esto lo antes posible”, señaló Sendeka.

En Tanzania, la creencia y la práctica de la brujería perviven y son habituales los asesinatos vinculados a esa práctica.

La brujería tiene presencia tanto en zonas rurales como en las ciudades y las comunidades suelen condenar a los sospechosos de practicarla a la exclusión social o la expulsión del pueblo.

La mayoría de los asesinados son mujeres, ancianos y niños, y la región más afectada son las zonas rurales al sur del Lago Victoria.

Las personas albinas son especialmente vulnerables a la violencia derivada de la brujería y, a menudo, partes de su cuerpo acaban en el mercado negro, alimentado por el fetichismo y la superstición.

El Gobierno de Tanzania prohibió la brujería en 2015, ante el temor de que las elecciones generales de ese año desencadenaran una ola de violencia contra personas albinas, a quienes se atribuyen poderes como el de dar ventaja a unos candidatos sobre otros.

EFE