Deserción estudiantil en las universidades venezolanas oscila entre 30% y 40%

Los salones de la Universidad de los Andes en San Cristóbal, Táchira / Foto AFP / GEORGE CASTELLANOS / AFP PHOTO / GEORGE CASTELLANOS

 

 

La comunidad universitaria venezolana se encuentra en la peor crisis de su historia, marcada principalmente por la asfixia presupuestaria del Estado, la violación de los derechos laborales y la falta de atención a sus estudiantes.

Por JOSÉ GREGORIO MEZA / El Nacional

El informe Universitarios en el marco de la emergencia humanitaria compleja venezolana –elaborado por la ONG AulaAbierta, junto a la Comisión de Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia, el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de los Andes y el Centro para la Paz y los Derechos Humanos Padre Luis María Olaso– detalló que la violación de los derechos humanos se ha convertido en una constante.

Recalcó que la situación del país es una combinación de inestabilidad política, conflictividad, desigualdades sociales y pobreza: “Esta situación ha permeado en la comunidad universitaria venezolana, afectando su desempeño”.

La deserción estudiantil, según el informe, se ubica entre 30% y 40% en las principales universidades del país. “Las principales causas se relacionan con la crisis de los servicios estudiantiles de transporte y comedor, los inexistentes montos para becas estudiantiles y la grave crisis económica que aqueja Venezuela”, especificó.

Para el año 2018 algunas universidades calculan hasta en 50% la fuga de talento profesoral, “llegando a evidenciarse en oportunidades que los profesores de mayor trayectoria y experiencia son quienes mayormente abandonan las universidades”.

Uno de los principales aspectos de la crisis tiene que ver con la asfixia presupuestaria inducida por el Estado.

“Al menos desde el año 2010 se ha registrado una política dirigida a generar una insuficiencia presupuestaria en las universidades públicas de la nación”, detalló el informe.

 

Siga leyendo en El Nacional