Gobierno chavista dejó en ruinas el edificio de la Agregaduría Militar en Washington (fotos)

Agregaduría Militar de Venezuela en Washington DC (Foto Google Street View)

 

 

A pocos días que el gobierno del Presidente Juan Guaidó tenga el control total del país, ya comienzan a conocerse los actos de corrupción y de destrucción de los bienes de la República de Venezuela por parte del chavismo. La Fundación Arcadia, una organización no gubernamental sin fines de lucro, que tiene su sede en la capital estadounidense, creada para combatir la corrupción y la defensa de los Derechos Humanos y la Democracia, logró obtener las pruebas de informes que dan cuenta del avanzado estado de deterioro integral del edificio de la Agregaduría Militar de Venezuela en la Ciudad de Washington, DC, ubicado en el casco histórico de la ciudad y donde deberían estar funcionando las agregadurías militares de la Armada Venezolana y de la Fuerza Aérea Nacional, según nos comenta el Prof. Robert Carmona-Borjas, Vice-Presidente Ejecutivo de Arcadia.

El inmueble ubicado en el 2437 de la Calle California, en el Noroeste del Distrito de Columbia de la ciudad de Washington, fue adquirido por la República en el año 1949 y es propiedad de la Cancillería de Venezuela. Desde 1990 éste había sido entregado al Ministerio de la Defensa en calidad de préstamo, para funcionar como Agregaduría Militar Naval y Aérea Venezolana en Washington, DC. Según el Memorándum de Entendimiento entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de la Defensa de fecha 28 de Mayo de 1990, el Ministerio de la Defensa estaba obligado a devolver el inmueble en perfectas condiciones de funcionamiento y limpieza pero esto nunca sucedió, ni tampoco le exigido por el organismo que tutela el edificio.

En el año 2014, siendo Ministro del Ministerio del Poder Popular para la Defensa (antiguo Ministerio de la Defensa) el General en Jefe Vladimir Padrino López, la edificación le es devuelta al Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, en un estado de avanzado deterioro en el cual se hacía necesaria pare ese momento de una inversión por la cantidad de Ciento Ochenta Mil Dólares Estadounidenses (US$180.000), la cual no hicieron, sin embargo, entregaron el inmueble en esas condiciones deplorables a la Cancillería Venezolana y el Encargado de Negocios de Venezuela en la capital de los Estados Unidos de aquél entonces, el señor Maximilien Sánchez Arvelaiz así lo recibió, sin siquiera exigir al Ministerio de la Defensa el cumplimiento de su obligación de realizar las reparaciones pertinentes, incurriendo éste en responsabilidad administrativa y penal por la comisión de delitos administrativos y actos de corrupción.

En el año 2015, bajo las directrices del señor Maximilien Sánchez Arvelaiz, le rescindieron los contratos de servicios de gas y electricidad al Edificio de la Agregaduría Militar, con lo cual el inmueble dejó de tener calefacción y por lo tanto los sistemas automatizados de encender las calderas internas no tenían cómo responder y en vista que no le hicieron el vaciado de las tuberías, éstas se congelaron, y al expandirse el agua rompieron todas las tuberías. Hoy en día el Edificio se encuentra en un estado de deterioro integral, con un serio debilitamiento de vigas, sin un drenaje apropiado, sótanos con asbestos y pisos de madera que con la dilatación y contracción por los extremos de temperatura se han deformado en su totalidad. A todo ello hay que añadirle que por la falta de ventilación apropiada, el Edificio tiene una acumulación parasitaria ambiental (hongos) que hace sumamente peligroso el acceso al inmueble sin un equipo de protección adecuado. Las reparaciones del inmueble hoy en día oscilan en el orden del Millón Doscientos Mil Dólares Estadounidenses (US$1.200.000).

Este es solo uno de los tantos aspectos de destrucción que se irán descubriendo en el gobierno del Presidente Juan Guaidó, sobre la grave situación en que se encuentran los bienes del Estado Venezolano que han estado en las manos irresponsables del régimen Chavista. En el caso del Edificio de la Agregaduría Militar en la ciudad de Washington, DC es evidente que tanto el Ministro de la Defensa, General en Jefe Vladimir Padrino López, así como el señor Maximilien Sánchez Arvelaiz, la en aquél entonces Ministra del Poder Popular de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez y los Procuradores Generales de la República, Manuel Galindo Vallesteros y Reinaldo Muñoz Pedroza, entre otros, se encuentran incursos en los delitos de carácter administrativos y penal por actos realizados (y omisiones) en perjuicio de los intereses de la República.

La Fundación Arcadia continuará la investigación por todos los medios y ante todas las instancias nacionales e internacionales competentes, para determinar las responsabilidades correspondientes y sancionar administrativa y penalmente a todos aquellos que incurrieron en tales actos que forman parte del desfalco sin precedentes del que fue objeto la República de Venezuela llevada a cabo por el gobierno Chavista desde 1999 hasta 2019.