Juan Guaidó advierte: La detención y tratos crueles a menores de edad no quedará impune

Guaido
Juan Guaido, presidente interino de Venezuela REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

 

 

El presidente encargado, Juan Guaidó, advirtió a los funcionarios del régimen de Maduro que mantener detenidos a menores de edad, niños especiales y con enfermedades, y someterlos a tratos crueles es un crimen y una flagrante violación de los derechos humanos que no quedará impune.

En relación a los jóvenes detenidos durante las protestas en Venezuela, recalcó que “nuestros jóvenes y menores de edad, no pueden seguir siendo el blanco de las atrocidades de un grupo de funcionarios al servicio del usurpador”, escribió en su cuenta Twitter.

Le recordó a funcionarios judiciales y policiales que “el artículo 35 de la LOPNA establece que todos los niños y adolescentes tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión; no es un delito que los niños y adolescentes detenidos hayan expresado su deseo de exigir un mejor país”, agregó.

“Funcionarios policiales y militares; fiscales y jueces; apéguense a la CRBV; no la violen; pero sobre todo, cumplan con su conciencia”, dijo en otro tuit.

“Soñar con un futuro mejor y expresar ese deseo no es un delito y mucho menos para ser castigado de manera tan arbitraria y cruel como lo han denunciado familiares y ONG’s de los detenidos en las recientes manifestaciones”, manifestó.

Además recordó a los funcionarios que los crímenes de lesa humanidad no prescriben, “no se anoten en esa lista; piensen en sus hijos, madres, hermanos. Luchar por una mejor Venezuela para todos, demanda también de su participación y apoyo”.

Según cifras de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU (OHCHR), Rupert Colville, dijo a la prensa que “se cree que algo más de 40 personas han resultado muertas de diferentes maneras”.

El lunes, Foro Penal había cifrado en 35 el número de muertos.

Entre las víctimas, según Colville, al menos 26 murieron “supuestamente por disparos de las fuerzas de seguridad o de los grupos armados progobierno durante las manifestaciones”.

Otras cinco murieron en operaciones “ilegales” de las fuerzas de seguridad en domicilios de barrios pobres, según la misma fuente.

Once más perecieron a manos de desconocidos durante saqueos, agregó Colville, según el cual miembros de la Guardia Nacional bolivariana también figuran entre las víctimas mortales.

La ONU denunció que “al menos 850 personas han sido detenidas durante las protestas entre el 21 y el 26 de enero”, incluyendo 17 menores.