ABC de la política: ¿Guerra Asimétrica? ¿Realidad o Fantasía?, por Carlota Salazar Calderón

Carlota Salazar Calderón @carlotasalazar

 

Con esta pregunta retomo mi análisis anterior en el cual fije posición con respecto a evitar la confrontación de las fuerzas políticas en el país, del lado de la Asamblea Nacional, como Poder Público que se reivindicó el 5E, aunque mi posición crítica con respecto a la juramentación lleve a la imaginación de los juzgamundos a sentenciar que soy chavista, gobiernera, yo digo masoquista porque, si soy chavista, no sé qué hago pasando trabajo ¡¡Ah!! No, seguro soy una infiltrada tarifada o idiota, pero como lo mejor que hizo Dios fue un día tras de otro, veremos dónde está cada quién y quiénes somos. Mientras tanto continúo haciendo lo que mi conciencia ciudadana me indica.

Por Carlota Salazar Calderón / [email protected]

Estamos en el marco de una Guerra Asimétrica, no se trata de un cuerpo a cuerpo, fusiles, tanques…si no mecanismos no convencionales, en el residuo de Guerra Fría. La oposición con un (1) Poder Público, parte importante, muy importante, se puede decir que el grueso, de la comunidad internacional, con capacidad para montar guarimbas en comunidades, la ciudadanía movilizada y lo más importante la inmensa mayoría de los venezolanos que quiere cambio de gobierno, de dirección, porque esto es inviable, chavistas y oposición. El gobierno con cuatro (4) poderes públicos cohesionados en pie de lucha y preparados con los colectivos apertrechados y organizados en comunidades, también, paramilitares, el PSUV y aliados rodilla en tierra, con dos potencias mundiales China y Rusia con intereses económicos y políticos en el país, que apoyan hasta donde sus intereses les permita.

Viéndolo desde un plano mundial el conflicto es entre el Comunismo y Democracia, Rusia-China y aliados vs. Estados Unidos y aliados. En el cual Venezuela sería un peón que se puede mover en cualquier momento, dependiendo de otros conflictos como el del Oriente Medio, Israel, Siria… o intereses económicos, petróleo, minerales, acueductos… En medio del cual fuerzas externas pueden intervenir, de frente o subrepticiamente, ya contamos con la presencia de grupos de Resistencia Jesuitas del lado de la oposición y Hezbolá del lado del gobierno…vendrán más o no, como lo hizo Cuba en la guerra de Angola…

Conflicto armado es sinónimo de tragedia más para una sociedad maltratada y sufrida como la venezolana, donde la gente muere en los centros de salud por falta de atención médica o de insumos. Lamentablemente he escuchado al mismo Guaidó que lidera la oposición en este momento, diciendo que no se van a sentar con el gobierno para ningún tipo de acuerdo, como si ya Maduro cayó. Ojalá sea así, pero la política no son deseos, ni ilusiones, sino realidades.

Invito a salir del mundo de los mitos y entrar en la realidad que nos permita una transición pacífica, mediante la presión para la negociación seria y responsable de ambas partes, que puede ser: referéndum consultivo o elecciones con garantías democráticas, acodada por autoridades transitorias representativas de ambos sectores, de reconocida solvencia moral y ética, que en paralelo atienda, junto a los venezolanos, la crisis social que nos agobia.