Bloomberg: Con un Putin silencioso, Rusia comienza a dudar de la capacidad de Maduro en mantener el poder

(Foto archivo)

 

 

Después de comprometerse con el apoyo total al régimen asediado de Nicolás Maduro, Rusia está empezando a mostrar signos de duda sobre su capacidad para sobrevivir a un desafío de la oposición.

Por: Henry Meyer y Ilya Arkhipov – Bloomberg / Traducción libre del inglés y título original por lapatilla.com

Aunque Moscú no ha renunciado a su respaldo público de Maduro, reconoce cada vez más que el desastroso estado de la economía de Venezuela está agotando inexorablemente lo que queda de su apoyo público, dijeron dos personas cercanas al Kremlin. Al mismo tiempo, la renuencia del ejército a reprimir a sus propios ciudadanos limita su capacidad de usar la fuerza para aplastar el desafío a su gobierno, dijo la fuente, que pidió no ser identificada porque el tema es delicado.

“Desafortunadamente, el tiempo no está del lado de Maduro”, dijo Vladimir Dzhabarov, primer vicepresidente del comité de asuntos internacionales en la cámara alta del parlamento ruso. “En una situación de empeoramiento de la crisis económica, el estado de ánimo en la sociedad puede volverse rápidamente en su contra”.

Moscú sigue desconfiando de los oponentes de Maduro respaldados por Estados Unidos, pero es muy consciente de las pocas palancas que tiene para salvar a un cliente que se encuentra en una situación financiera muy difícil como para que el Kremlin lo rescate y está demasiado lejos para que Rusia pueda desplegar una fuerza militar significativa para apuntalar.

Durante años, Rusia junto con China ha sido un importante patrocinador de Maduro, con vínculos que se remontan a 1999 cuando su predecesor Hugo Chávez llegó al poder. Extendió miles de millones de dólares en préstamos e inversiones, la mayoría por el gigante petrolero estatal Rosneft PJSC, y está luchando para proteger sus intereses mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensifica sus esfuerzos para expulsar al líder venezolano, paralizando la economía del país con sanciones. A pesar de la historia de apoyo, Moscú ha descartado proporcionar dinero nuevo a un aliado que tuvo que reestructurar sus deudas anteriores.

 

 

Rusia, que también es un importante exportador de armas a Venezuela, está “muy, muy preocupada” por la situación política en el país, dijo Dmitry Shugaev, jefe del Servicio Federal para la Cooperación Técnico-Militar al periódico Kommersant. “Pero no estamos inclinados a recortar la cooperación”.

La última señal de advertencia para el Kremlin fue el reconocimiento por parte de las principales potencias europeas del líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente encargado, luego de que Maduro se negara a convocar nuevas elecciones. Esto siguió a la deserción de un general de la fuerza aérea y la oferta fallida de Maduro para enviar 20 toneladas de oro de la nación latinoamericana para recaudar el efectivo tan necesario.

 

 

El presidente ruso Vladimir Putin (C) se reúne con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro (L) en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 4 de octubre de 2017. Sputnik / Mikhail Klimentyev / Kremlin a través REUTERS

 

 

Putin silencioso

Aunque funcionarios menores han respaldado al líder venezolano, el presidente ruso, Vladimir Putin, no ha hecho ninguna declaración pública en apoyo de Maduro desde que estalló la crisis, más allá de una llamada telefónica el 24 de enero.

Venezuela tiene una importancia estratégica limitada para Rusia, aunque ofrece un significado simbólico al demostrar el alcance de Putin en una región considerada como el patio trasero de Washington. Rusia no tiene la capacidad de enviar fuerzas allí como lo hizo para apoyar al líder sirio Bashar al-Assad, limitándose a trucos propagandísticos como una visita en diciembre de dos bombarderos con capacidad nuclear.

Las conversaciones entre el gobierno venezolano y la oposición son la única forma de salir de la crisis “de lo contrario, simplemente habrá un cambio de régimen en el que Occidente se ha involucrado muchas veces”, dijo el martes el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, en Tayikistán.

Si bien los funcionarios rusos han descartado públicamente las conversaciones con la oposición, es probable que haya contactos entre bastidores, según analistas en Moscú.

“Hoy Maduro tiene el control del país, pero con cada día tiene menos influencia ya que se cuestiona su legitimidad”, dijo Dmitry Rozental, experto en Venezuela en el Instituto de Estudios Latinoamericanos financiado por el estado de Moscú. “Sus posibilidades de aferrarse al poder se están desvaneciendo”.

Guaidó llegó a China con un compromiso de respetar los acuerdos firmados en virtud de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, cuyos poderes Maduro eliminó en 2017, en una entrevista con Bloomberg News. Una Venezuela democrática sería una mejor apuesta para proteger las inversiones rusas y chinas, dijo la semana pasada.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, criticó el creciente papel de Rosneft, encabezado por un poderoso aliado de Putin, Igor Sechin, que tiene participaciones en cinco empresas petroleras venezolanas. La compañía dijo el martes que el productor estatal de petróleo de Venezuela, PDVSA, pagó la mitad de su deuda pendiente con Rosneft el año pasado, debiendo $ 2.3 mil millones a fines de 2018.

 

 

En el Palacio de Miraflores, Caracas, se celebró la reunión entre el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, y el presidente de la empresa petrolera rusa Rosneft, Igor Sechin, de visita en el país (2015) / Foto AVN

 

 

Rol de Rosneft

Rosneft tomó una participación del 49.9 por ciento en la filial de PDVSA en los EEUU, Citgo Petroleum, como garantía de un préstamo de $ 1.5 mil millones en 2016, y firmó un acuerdo en 2017 para operar dos campos de gas natural en alta mar. Si bien esos acuerdos podrían cancelarse porque no fueron respaldados por los legisladores, Rusia puede negociar un compromiso, dijo Rozental.

Rosneft está “monitoreando constantemente la situación política y económica en Venezuela”, dijo el martes el primer vicepresidente, Eric Liron, en una conferencia telefónica con inversionistas. La compañía considera la inestabilidad política como un “fenómeno temporal” que no tiene un impacto significativo en sus proyectos existentes, dijo.

Una misión rusa a Caracas enfrentó la escala del colapso económico de Venezuela cuando visitó en noviembre, antes de que estallara la crisis política . El equipo, que se movía en carros blindados, se sorprendió por la pobreza de los venezolanos comunes en las calles, según un funcionario ruso en la visita.

Con las exportaciones de petróleo venezolanas en un mínimo de 28 años y que se reducirá a medida que las sanciones de EEUU prohíban las ventas de crudo de PDVSA surten efecto, Rusia sabe que el verdadero culpable es la mala gestión de las reservas probadas más grandes del mundo, dijo Andrés Landabaso Angulo, profesor de Moscú en Plekhanov. Universidad de Economía.

Los Estados Unidos y sus aliados en la región y más allá están decididos a expulsar a Maduro, mientras que Rusia no puede arriesgarse a una gran confrontación en el patio trasero de Washington, dijo Ivan Konovalov, director del Centro de Estudios de Tendencias Estratégicas en Moscú.

“Al final del día, Guaidó no será una tragedia para Rusia”, dijo.

 

 

Juan Guaidó: REUTERS/Manaure Quintero