Análisis Súmate: 12 condiciones para garantizar elecciones libres en Venezuela

 

CAR14. CARACAS (VENEZUELA) 02/12/2015. Fotografía del 28 de noviembre del 2015 de un puesto informativo de la oposición en el centro de la ciudad de Caracas (Venezuela). Las elecciones de la Asamblea Nacional (AN) venezolana del próximo domingo pueden poner sobre la mesa diferentes escenarios, algunos de los cuales podrían cambiar la dinámica política del país caribeño tal como se conoce en los últimos 15 años. En manos de quienes obtengan la mayoría del Parlamento unicameral, de 167 escaños, recaerá el poder con el que se podría amenazar o consolidar la llamada revolución bolivariana, el proyecto político ideado por el fallecido Hugo Chávez, y liderado ahora por su hijo político, el presidente venezolano, Nicolás Maduro. EFE/MIGUEL GUTIERREZ

 

 

La Asociación Civil Súmate presenta hoy ante el País su Informe Especial Condiciones Electorales para Elecciones Libres en Venezuela donde expone las 12 condiciones o garantías electorales en las que hay que trabajar en los próximos meses a propósito de lograr Elecciones que verdaderamente reflejen la voluntad de los ciudadanos. Expone la ONG en el citado informe que Venezuela atraviesa una de las peores crisis en su historia republicana, lo cual requiere que se activen mecanismos constitucionales y democráticos para que los ciudadanos expresen a través del voto lo que desean para el país.

En el informe elaborado por Súmate se incluye una explicación de cómo el Poder Electoral se ha dedicado a manipular los procesos comiciales a favor de intereses políticos del gobierno e incluso siguiendo órdenes de un órgano instrumento sin legitimidad de origen, nombrado fraudulenta e inconstitucionalmente, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente, lo cual viola el artículo 294 de la Constitución que establece que todos los órganos comiciales se rigen por el principio de independencia, por el contrario, se ha mantenido una progresividad en la vulneración de los derechos civiles y políticos de los venezolanos. La conformación actual del CNE no garantiza el ejercicio pleno y democrático de los derechos electorales de la ciudadanía.

El CNE ha irrespetado las garantías electorales establecidas en el artículo 293 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que también se encuentran desarrolladas en el artículo 4 de la Ley Orgánica del Poder Electoral (LOPE) que establece las condiciones electorales de igualdad, confiabilidad, imparcialidad, transparencia y eficacia.

Es por ello que ante una elección por venir Súmate considera que deben cumplirse al menos 12 factores que garanticen la realización de unos comicios libres, democráticos y constitucionales, pero es transversal a las condiciones planteadas el cumplimiento de la Constitución Venezolana y las Leyes Electorales, como la mejor garantía para tener elecciones libres y transparentes, en las que no se vulneren los derechos a elegir y ser elegido, se respete la voluntad del pueblo y no se permita el ventajismo político y la parcialidad del ente regulador.

En este sentido, entre las principales garantías para convocar unas elecciones que permitan la salida a la crisis que padecen los venezolanos, se pueden destacar en el Informe de Súmate las siguientes:

.- Realizar los cambios institucionales necesarios en el Poder Electoral, el Poder Judicial y el Poder Ciudadano que permita lograr un arbitraje electoral que garantice la imparcialidad, la equidad, la celeridad del proceso y la transparencia del mismo, a través de la sumisión al imperio de la ley.

.- La conformación de un CNE imparcial implica la designación de los rectores, directores de cada Oficina Regional Electoral, los coordinadores de los centros de votación y personal técnico operativo, pues quienes ocupan los cargos actualmente, no son ejemplo de transparencia ni ofrecen confianza alguna.

.- Para garantizar el derecho a elegir y a ser elegido, es imperativo poner fin y revertir las inhabilitaciones políticas de los líderes y partidos. Para que haya una oferta plural se debe restablecer la libertad de postulación de candidatos e inscripción de partidos. Elecciones sin opciones no califican como democráticas.

.- Cada venezolano tiene derecho a elegir a las autoridades del país, es por ello que urge una actualización del Registro Electoral, así como de catastro e infraestructura dentro y fuera del país para que los más de dos millones de ciudadanos en edad de votar que están fuera del RE y los más de tres millones de venezolanos ubicados fuera del territorio nacional en edad de votar que han emigrado puedan participar y ejercer legalmente sus derechos electorales.

.- El voto secreto, directo y universal es un derecho humano inalienable. El ejercicio del voto debe ser libre, sin ninguna coacción externa; el voto no podrá nunca ser asistido, salvo en los casos que impone la Ley Electoral.

.- Debe prohibirse impedirse el proselitismo político y los llamados Puntos Rojos alrededor de los centros de votación el día de la elección, así como la utilización de medios de identificación y votación distintos a los establecidos en la ley para que los ciudadanos puedan votar sin miedo, sin sentirse intimidados ni coaccionados.

.- También se debe realizar el sorteo y el adiestramiento de miembros independientes de juntas electorales y mesas de votación, para garantizar imparcialidad en los organismos subalternos, así como también permitir a los testigos el ejercicio de sus derechos en los actos electorales.

.- Es necesaria una revisión exhaustiva de las máquinas de votación, sistemas de transmisión y totalización y RE, que cuente con la presencia de la observación Nacional e Internacional y de los técnicos de los partidos políticos postulantes y candidatos.

Finaliza Súmate el citado informe exponiendo que las elecciones en Venezuela solo podrán ser consideradas democráticas cuando se logre avanzar en el respeto de estas 12 condiciones, para poder construir la ruta ciudadana democrática que desde Súmate se ha propuesto a los venezolanos y poder así construir respuestas a la grave crisis por la cual atraviesa la república.