ALnavío: ¿Sacrificará China la ideología para ayudar a reconstruir Venezuela?

Xi Jinping, mandatario de China, inversionista clave para Venezuela / Foto: Kremlin

 

Un cambio de Gobierno en Venezuela “sería positivo para China porque podrá invertir más y de manera más eficiente y más sostenible” en el país. Lo dice en esta entrevista al diario ALnavío Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford. La politóloga le explicó a alnavio.com que China está evaluando la situación, su papel, el apoyo a un lado u otro “y se va a decantar por el camino pragmático”.

Por María Rodríguez

La relación entre China y el régimen de Nicolás Maduro se mira con lupa. China es un inversionista clave en Venezuela y los pasos que dé ante la crisis actual pueden ser cruciales en la reconstrucción del país. “El Gobierno chino le ha dado muchísimo oxígeno a Maduro y a Hugo Chávez en su momento. Por eso tenemos que entender que China tiene bastante poder para cambiar la ruta de la transición e inclusive en la reconstrucción de Venezuela”, explica en esta entrevista al diario ALnavío Maryhen Jiménez Morales, investigadora en el Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford.

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, conoce el papel clave de China. De ahí que insista en que lo mejor para el país asiático es “que haya un cambio de Gobierno en Venezuela que genere estabilidad” y que permita a China recuperar la inversión. Una postura que comparte Jiménez Morales. La politóloga subraya que ese cambio de Gobierno en Venezuela sería positivo para China “porque podrá invertir más y de una manera más eficiente y más sostenible” en Venezuela.

Pero para ello, ¿sacrificará China la ideología? “Esto no es sólo acerca del Gobierno chino o del Partido Comunista, sino también de empresarios chinos que sí tienen vínculos con el Gobierno, pero también tienen intereses personales. Creo que lo que va a suceder es que China va a evaluar esta situación y se va a decantar por el camino pragmático. Va a decir: ‘Esta situación no es sostenible’ y va a sacrificar la ideología por los intereses económicos a largo plazo”, subraya Jiménez Morales.

Lea el artículo completo en AL navío