David Morán Bohórquez: De Maduro a mango bajito

Soldados de la GNB descansan en el piso en el puente Las Tienditas, en la frontera con Colombia el 08 de febrero de 2019. La falta de apresto de la tropa ha estado causando una masiva deserción en las Fuerzas Armadas de Venzuela | foto cortesía lapatilla.com

 

¿Dejará Nicolás Maduro entrar la ayuda humanitaria?

Pues claro que sí. Maduro evitará a toda costa la calibración de sus militares, porque no tiene confianza y menos la seguridad de cómo reaccionarán. Maduro apelará a sus “espíritu magnánimo” y llamará mendigos a los que allá, en esas fronteras, desesperados, buscarán lo que cada vez es un común imposible en nuestro país: conseguir comida y sobre todo medicinas. Para los enfermos crónicos y desnutridos los tiempos de Maduro importan un carajo.

Lo que Maduro no podrá evitar es que los militares, del rango que sean, lo calibren a él y la situación del país. Las crisis gemelas, la petrolera y la eléctrica, les indican claramente cual es el futuro próximo.

El éxodo de trabajadores técnicos deja a esas empresas estatales en un estado comatoso. No son fácilmente sustituíbles, de hecho no lo han sido. Pronto la crisis de los combustibles, especialmente de gas doméstico, la encararán los militares. ¿y cómo lo harán? ¿por qué lo harán?

La ruta del coraje ha dejado a Maduro sin opciones, es decir sin poder. En la medida que siga perdiendo opciones, y que el espíritu libertario de venezolano se mantenga, como ha sucedido, la evaluación (calibración) de su soporte en Miraflores por parte de los militares cambiará rápidamente: El dilema ético que enfrentarán sólo tendrá una solución. Si no deponen pronto a Maduro, reconociendo la presidencia interina de Guaidó, esa fuerza armada será repudiada por el pueblo, y en el futuro cercano, en un nuevo gobierno, el incentivo social para su eliminación será total.

Pronto tendrán una pequeña ventana en el tiempo para hacerlo. Sino su participación en el rescate de la democracia en Venezuela será marginal, y por lo tanto deshonrosa y nada efectiva.

La teoría predecía los resultados de la ruta del coraje. Los hechos los han confirmado. Mientras, no el tiempo, sino los hitos, se siguen alcanzando. La entrada de ayuda humanitaria, principalmente en medicamentos, sin muertes civiles por parte de militares, es uno de ellos.

Faltan otros, no muchos.

De actuar irracionalmente y atacar la entrada de la ayuda, concentrará en uno solo tiempo los hitos restantes.

 


David Morán Bohórquez es ingeniero industrial y articulista venezolano @morandavid