Especial: Dentro del esfuerzo por romper el estancamiento de la ayuda humanitaria a Venezuela

Vista aérea del Puente Tienditas, en la frontera entre Cúcuta, Colombia y Táchira, Venezuela, después de que las fuerzas militares venezolanas lo bloquearon con contenedores el 6 de febrero de 2019 (Foto por EDINSON ESTUPINAN / AFP)

 

La ayuda estadounidense llegó a la frontera con Colombia a solicitud de Juan Guaidó, el líder de la oposición quien se juramentó como presidente, y los estados europeos también se comprometieron a contribuir con apoyo humanitario luego de reconocer a Guaidó como jefe de Estado a principios de esta semana.

Por Paula Dupraz-Dobias / Irin

Traducción libre del inglés al español por lapatilla.com

Permitir asistencia sería equivalente a aceptar una invasión liderada por Estados Unidos, según el presidente Nicolás Maduro, quien, junto con su gobierno, niega que exista una crisis humanitaria y culpa a los problemas económicos de su país por las sanciones estadounidenses.

Mientras tanto, los grupos de ayuda internacional quieren ayudar más, pero temen quedar atrapados en una disputa política. El hecho de que apoyen a uno u otro lado podría, temen, enturbiar los principios humanitarios fundamentales de neutralidad.

En medio de todo esto está María Alejandra Aristeguieta Álvarez, la representante de oficio de la oposición venezolana en Ginebra, donde se encuentra gran parte del sector de ayuda internacional.

Anteriormente miembro de la misión venezolana en Ginebra, Alvarez se vio obligada a renunciar a su puesto en 2002 y ahora dirige Iniciativa por Venezuela, un grupo que actúa como intermediario para la oposición venezolana y las organizaciones internacionales en Ginebra.

Los grupos de ayuda han estado brindando asistencia a los venezolanos que huyen a través de puntos fronterizos clave en Colombia y Brasil, pero no pueden ayudar dentro de Venezuela porque el gobierno de Maduro no los ha invitado.

Desde 2015, hasta cuatro millones de personas han abandonado Venezuela, donde un colapso económico marcado por la hiperinflación y el desempleo crónico ha llevado a la falta de alimentos y medicamentos básicos, incluso al retorno de enfermedades que alguna vez se erradicaron, como la difteria y el sarampión.

Álvarez habló con IRIN esta semana sobre la interrupción de la ayuda en la frontera con Colombia y lo que está sucediendo entre bambalinas para obtener asistencia para aquellos que la necesitan. Ella describió la situación actual en Venezuela como “algo que no tiene ningún sentido”, y agregó: “nadie de ningún gobierno intentaría matar a su propia gente, pero así es exactamente como es”.

La entrevista a continuación ha sido editada para mayor claridad y duración.

IRIN: Dada la función que desempeña Ginebra en el frente humanitario, ¿la oposición ha nombrado a un representante para las organizaciones internacionales que son fundamentales para organizar la asistencia?

Maria-Alejandra Aristeguieta Alvarez: Oficialmente no hay nadie, porque la ONU no ha reconocido a Guaidó como el nuevo gobierno. Será una posibilidad muy remota en esta etapa lograr ese reconocimiento, porque mientras más de 40 gobiernos han reconocido al gobierno de Guaidó, hay unos 190 estados miembros en la ONU. También es una cuestión de tiempo, porque la Asamblea General, que puede adoptar una decisión que reconozca al gobierno, solo se reunirá en septiembre. Mientras tanto, he estado actuando como el representante de oficio de la oposición aquí.

Desde el inicio de la crisis humanitaria, [Iniciativa por Venezuela] ha estado hablando con las diferentes organizaciones internacionales en Ginebra sobre la situación humanitaria y sobre lo que vendrá después.

IRIN: ¿Cuánta discusión sobre estos temas está teniendo lugar dentro de esas organizaciones aquí en Ginebra?

Aristeguieta Alvarez: La mayoría de las discusiones tienen lugar en Caracas. Soy mucho más que facilitadora y estoy más consciente de las situaciones. Trabajo con ambas partes: con Caracas [la Asamblea Nacional dirigida por Guaidó], diciéndoles cómo y con quién ponerse en contacto… y, por otro lado, estamos trabajando con organizaciones en Ginebra para informarles sobre la situación en Venezuela…

IRIN: ¿Con qué organizaciones has estado en contacto?

Aristeguieta Álvarez: Preferiría no mencionarlas porque tienen gente en Venezuela, y una vez que usted dice que han estado en contacto con la oposición, ya sea aquí o en Caracas, les preocupa la suerte de sus representantes en Venezuela. Han estado realizando el trabajo en Venezuela de una manera muy discreta, muy discretamente… y les gustaría que siga siendo así.

IRIN: ¿Los proyectos humanitarios administrados por organizaciones internacionales reciben la aprobación del gobierno?

Aristeguieta Alvarez: Sí, absolutamente, obtienen la aprobación del régimen de Maduro. Han estado trabajando con ellos en diferentes proyectos en diferentes áreas, desde medicina y también en el aspecto humanitario, y también en temas relacionados con los alimentos…

Las organizaciones operan en Venezuela, pero no tan extensamente y tan cómodamente como quisieran. Por supuesto, les gustaría obtener toda la ayuda humanitaria que viene de Colombia y Brasil, y de Curazao y Aruba. (A principios de esta semana se anunció que la ayuda estadounidense se entregaría a Colombia, Brasil y una isla caribeña).

IRIN: Como la ONU dice que no puede brindar asistencia sin una solicitud del gobierno de Maduro, ¿quién está coordinando exactamente la asistencia en la frontera y los esfuerzos para llevar la ayuda a Venezuela?

Aristeguieta Alvarez: Algunas organizaciones están trabajando allí. Al otro lado de la frontera, tiene el CICR, el ACNUDH (la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas), la OIM (el organismo de migración de las Naciones Unidas) y OCHA, el coordinador humanitario de las Naciones Unidas. Trabajan juntos como un equipo para brindar ayuda humanitaria a las personas que han estado migrando en los últimos dos años. Se han centrado en esos migrantes, brindando ayuda primaria y alimentos para que puedan continuar su viaje en adelante. Han estado trabajando en Colombia y Brasil muy eficientemente.

También han estado trabajando allí con el gobierno de Colombia, que dijo que está dispuesto a ofrecerles apoyo, al igual que con los estadounidenses, canadienses y cualquier otro país que ayude a los departamentos a ayudar a transferirlo a través de la frontera con Venezuela. Como es una frontera larga entre Colombia y Venezuela, [si se permite la ayuda a Venezuela] habría un par de “puntos de compilación” donde los alimentos y los medicamentos se transferirían al otro lado.

IRIN: ¿Está la oposición hablando con las organizaciones internacionales para ver dónde podría ingresar la ayuda al país?

Aristeguieta Alvarez: Definitivamente. Hemos estado manteniendo conversaciones con las diversas organizaciones que están en Venezuela y, cada vez más, con las que están al otro lado de la frontera, particularmente en Cúcuta, Colombia. Han estado discutiendo formas particulares de ayudar a los migrantes y ahora cómo ayudar a los que están dentro de Venezuela.

IRIN: Esta semana, las fuerzas de Maduro establecieron controles de carretera para evitar que los camiones crucen la frontera para entregar ayuda. ¿Quién es exactamente el responsable de coordinar los camiones que necesitan cruzar la frontera?

Aristeguieta Alvarez: Tenemos muchos venezolanos en el otro lado de la frontera que están dispuestos a ayudar. También hay miembros del ejército que han huido y que están ansiosos por ayudar.

Tenemos asociaciones en todo el mundo, principalmente en Colombia. Estas organizaciones han hablado con el gobierno colombiano y la Asamblea Nacional (de Guaidó), diciendo que estarían listas para ayudar y ser parte de la logística, lo que significa que estos serían venezolanos que irán al país y conducirán quizás esos camiones o autos para traer comida…

El martes, Miguel Pizarro, el jefe de la comisión técnica (a cargo de la ayuda humanitaria en la Asamblea Nacional), dijo que no habría ningún forzamiento de la ayuda a Venezuela. Si los bordes no están abiertos, los cuadros simplemente permanecerán allí.

IRIN: Dada la larga frontera que puede ser difícil de controlar, ¿habrá intentos de traer ayuda a través de otros puntos de entrada?

Aristeguieta Alvarez: La ayuda ha sido enviada a Venezuela desde hace algún tiempo desde diferentes países. Individuos y asociaciones lo han estado haciendo. La gente regresa a Venezuela con maletas llenas de alimentos para distribuir a sus familias y para donar a las ONG’s en las zonas más pobres. Las entregas de mensajería también están trayendo comida a Venezuela. Esto ha estado ocurriendo durante dos, tres años. Pero a lo largo de la frontera entre Venezuela y Colombia, que tiene más de 2,000 kilómetros de longitud, se logra que las personas ingresen de manera informal, que se mueven de un lado a otro.

En algunos casos puedo decirles que hay algunas embajadas en el terreno que están proporcionando fondos para comprar los alimentos.

Ahora estamos hablando de volúmenes de asistencia que no puede tomar a través de esos “caminos verdes” o fronteras ilegales. Tendría que llevarlo a lugares donde haya infraestructura, como en el puente Simón Bolívar (en Cúcuta), que ahora es peatonal, donde tendría que detener a las personas que cruzan a Colombia para permitir que los camiones crucen.

IRIN: ¿Podríamos imaginarnos que los corredores humanitarios sean establecidos por partidos internacionales como la ONU?

Aristeguieta Alvarez: Eso es lo que esperamos, pero hasta ahora solo tenemos varios estados, a los que luego se les acusa de querer invadir el país (por parte del gobierno de Maduro)…

Esperamos que algunas organizaciones aprovechen esta oportunidad. La Cruz Roja (CICR) y la ONU han dicho que están ansiosos por que el gobierno de Maduro esté de acuerdo… Estoy seguro de que la Cruz Roja no lo admitiría, debido a su preocupación de permanecer neutral. Pero creo que la ONU, debido a las implicaciones políticas y el impacto humanitario potencial, tomaría una postura diferente.

IRIN: En Ginebra, uno puede imaginar que las agencias internacionales deben estar llamando a la puerta de la misión venezolana ofreciendo asistencia.

Aristeguieta Alvarez: Han estado recibiendo propuestas de varias organizaciones desde hace bastante tiempo, pero admitir que necesitan ayuda significa admitir un fallo en la forma en que dirigen el gobierno y el fracaso ideológico. Han estado negando esta crisis durante los últimos cinco años y negando que haya hambre, ya que las personas [se ayudan] a sí mismas con las pilas de basura, y [mueren] con enfermedades crónicas porque no hay tratamiento.

IRIN: ¿Estarán los estigmatizados los donantes por la politización de la situación, donde el régimen de Maduro está explotando imágenes de paquetes de USAID con banderas de Estados Unidos en la frontera para advertir de un supuesto riesgo de invasión de Estados Unidos? ¿Crees que los donantes pueden estar desincentivados para contribuir?

Aristeguieta Alvarez: Tan pronto como los países europeos comenzaron a reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela el lunes, inmediatamente comenzamos a recibir propuestas de ayuda de diferentes países. Alemania ofreció cinco millones de euros en ayuda humanitaria y (el primer ministro español, Pedro) Sánchez dijo que estaba listo para enviar ayuda humanitaria a los “puntos de recopilación”. Lejos de desincentivar a esos países, existe un enfoque multilateral que prevalece sobre cualquier enfoque unilateral.