Cardenal Baltazar Porras: Maduro llama al diálogo cuando tiene el agua al cuello

El Cardenal Baltazar Porras, después de la entrevista. ANDREA HERNÁNDEZ

 

El cardenal venezolano Baltazar Porras, una de las máximas autoridades de la Iglesia católica en América Latina, manifestó que cuando Nicolás Maduro llama al diálogo entre oficialismo y oposición, es “porque tiene el agua al cuelo“.

lapatilla.com

“En cualquier proceso de diálogo hay que poner algo sobre la mesa, los problemas reales. Y esto nunca se vio. En todos los intentos que ha habido, este régimen siempre llama al diálogo cuando siente que el agua le está llegando al cuello, y cuando le baja un poquito ya se le olvida“, manifestó el también expresidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, para una entrevista con EL PAÍS.

Asimismo, agregó que: “En la intermediación del Vaticano fue manipulado el proceso y no se llegó a nada. En el último encuentro oficial del papa Francisco con Maduro, hizo ofrecimientos que no cumplió”.

“Este régimen siempre busca conversar con sus aliados de afuera, esos amigos neutrales como en Uruguay. Y con los que estamos aquí dentro, quemándonos las pestañas, no se conversa en absoluto. Se quiere negar todo, lo cual ha sido uno de los defectos de este régimen desde el comienzo, no darle paso al otro”, acotó.

Por otro lado, el cardenal enfatizó en que el proceso de transición en Venezuela no tiene vuelta atrás, tanto para bien como para mal.

Estamos ya en una situación que es irreversible. Irreversible no quiere decir que gane una u otra parte. Si este régimen se consolida ciertamente será para mayor represión y para mayor pobreza. Está esa ventanita abierta de una realidad que pueda ser distinta”, aseveró.

En el mismo orden de ideas, Porras añadió que: “Al ser irreversible en la medida de que quede más en evidencia quién está a favor de la dignidad humana y de poder vivir en paz, y que haya la suficiente sensatez para poder, digamos, negociar. Aquí no se trata de eliminar a todo el mundo, pero el régimen se mantiene porque tiene el apoyo militar. Y estas personas también tienen familias, padecen los mismos males que otros“.

Lee la entrevista completa en EL PAÍS