Alnavío: Mientras Maduro es un hueso duro de roer a Guaidó las cuentas no le cuadran

Guaidó: “Debemos tener abiertas todas las opciones” / Foto: @AsambleaVE

 

El pulso entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó sigue en el foco mundial. Pero ya no hay pulso musical, el que ganó Guaidó el viernes 22 con el concierto Aid Live para Venezuela. El nuevo pulso ha entrado en terrenos más complicados y escabrosos. Es el juego del poder definitivo para ambos líderes. Así lo reseña alnavio.com

Por Juan Carlos Zapata

Es un pulso que no esconde nada. La operación de la ayuda humanitaria promovida por Juan Guaidó pasa a otra fase. De hecho, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela señaló en un mensaje en Twitter que “Los acontecimientos de hoy me obligan a tomar una decisión: plantear a la Comunidad Internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta Patria que lucha y seguirá luchando”. Esta es la posición que compartió también el senador republicano, amigo y consejero de Donald Trump en lo que se refiere a Venezuela, Marco Rubio.

Lo de hoy, o lo de ayer sábado, a lo que se refiere Guaidó, apunta hacia el muro que colocó Nicolás Maduro para que no ingresara la ayuda humanitaria al país, y a la escalada de violencia que ello significó. ¿Entre las opciones se encuentra la intervención militar por una fuerza multinacional? Guaidó no la ha descartado otras veces, y es la misma opción que maneja Trump, que está en su mesa. Por su lado, Maduro y el régimen, y los militares que lo respaldan, se preparan para ello, y han dicho que el agresor correrá con altos costos militares y humanos. Maduro declaró al diario Rusia Today hace un par de semanas que una manera de asegurar la paz es “Preparándonos para hacer impagable desde el punto de vista de costos militares, humanos, una guerra, una invasión por parte del ejército de los Estados Unidos”.

Así, la jornada de este sábado 23 de febrero demuestra que:

-La ayuda humanitaria es la operación a la que el régimen de Maduro más teme. Ni siquiera a la intervención militar en sí misma. La ayuda humanitaria es una operación política que puede derrumbar el régimen sin mayores “costos” humanos y militares, dejando al régimen sin respaldo popular, y sin una épica que vender, sin un relato que construir hacia el presente y el futuro, como sí sería del caso de la intervención militar.

Para leer la nota completa pulse Aquí