Hallan el cuerpo de un bebé de 7 meses entre escombros de atentado en Somalia

Las personas se paran cerca de edificios dañados después de que explotara un coche bomba suicida, apuntando a un hotel en un centro de negocios en la calle Maka Al Mukaram, Mogadiscio, Somalia, 1 de marzo de 2019. REUTERS / Feisal Omar

 

El cuerpo de un bebé de siete meses fue hallado este domingo entre los escombros de un hotel en Mogadiscio, tres días después de que un ataque con camión bomba, perpetrado por el grupo yihadista Al Shabab, acabará con la vida de 32 personas, informó hoy el medio somalí Garowe.

El bebé, identificado por las autoridades como Munasar Mohamed, se encontraba junto a su madre, empleada de un salón de belleza en la calle Maka al-Mukarama -una de las principales de la capital- cuando los terroristas hicieron estallar un coche bomba en un hotel próximo y tomaron diversos edificios.

Según la propietaria de este salón, citada por Garowe, unas 16 personas se encontraban dentro de su establecimiento en el momento del atentado; en el que más de un centenar de personas resultaron heridas.

El ataque causó la muerte de 32 personas, que fueron trasladadas a varios hospitales de la capital somalí, según el recuento proporcionado a Efe por el servicio de ambulancias de Amiin, el único gratuito que funciona en Mogadiscio, y fuentes hospitalarias.

Los militantes de Al Shabab atentaron contra el complejo hotelero de Maka Al-Mukarama, uno de los más prestigiosos de Mogadiscio, y poco después tomaron -entre otros- un edificio colindante de dos plantas, donde el intercambio de disparos perduró durante más de 20 horas.

“Ha tomado más tiempo del previsto porque los atacantes tenían rehenes, y nuestros equipos de seguridad no podían eliminar a los civiles junto a los enemigos”, declaró ante los medios el ministro somalí de Información, Dahir Geele, al anunciar ayer el fin de la operación.

Se trata del ataque más letal en la capital tras el doble atentado bomba perpetrado por el mismo grupo yihadista el 14 de octubre de 2017, en el que murieron más de 500 personas y cientos resultaron heridas.

Entonces, en el peor atentado de la historia de Somalia, Al Shabab también tuvo como objetivo un hotel, el Safari, situado en la conocida como intersección K5, una de las zonas más populares de la capital y sede de oficinas gubernamentales, hoteles y restaurantes.

En aquella ocasión, un segunda detonación se produjo poco después en un concurrido mercado, situado junto a la antigua sede de la aerolínea nacional Somalia Airlines en el distrito de Wadajir.

La organización terrorista, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país, y aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia. EFE