Los sobornos de Odebretch se hacían mediantes cuentas secretas en Suiza a la oligarquía del régimen de Hugo Chávez

 

Los documentos obtenidos por el periodista brasileño Jamil Chad y publicados en su blog en UOL, revelan como un ejecutivo de Odebrecht llegó a tener cuentas conjuntas con operadores de Caracas. Hugo Chávez recibía el nombre de “Camelo”.

Por DMB | lapatilla.com

Según Jamil Chad, Suiza se transformó en el centro de una plataforma de soborno que alimentó a la oligarquía bolivariana del gobierno del ex presidente venezolano Hugo Chávez.

Los documentos obtenidos por el Jamil Chad a partir de investigaciones realizadas por autoridades suizas y venezolanas apuntan a que bajo el ex comandante, Caracas pagó deudas atrasadas con la constructora Odebretch y dio contratos multimillonarios a la empresa brasileña apenas después de que un canal de pago de sobornos se estableció en Suiza.

En una de las planillas bancarias que obtuvieron los investigadores, los sobornos al gobierno de Chávez estaban marcadas con la palabra “Camelo”. Fuentes cercanas a la empresa revelaron que el alias se refería al ex presidente de Venezuela.

En 2017, las autoridades suizas iniciaron una investigación de la relación entre Odebrecht y los pagos a operadores corruptos venezolanos. El centro de la investigación pasó a ser el abogado venezolano Héctor Dager Gaspard, considerado como el hombre que intermediaba los pagos a la cúpula del gobierno de Hugo Chávez.

Entre julio de 2008 y marzo de 2016, los suizos estiman que 49 millones de dólares fueron pagados directa o indirectamente por la constructora a cuentas comandadas por el operador. Pero esto puede haber sido sólo una parte del esquema. En total, las cuentas secretas de Dager movieron 64,8 millones de dólares.

Euzenando Azevedo el director superintendente de Odebrecht en Venezuela compareció el 15 de diciembre de 2016 ante las autoridades brasileñas. Allí confesó que llegaron a adulterar documentos y presupuestos del Estado; recordó contratos asignados a dedo sin licitación y mencionó pagos paralelos para gestores que agilizaban los desembolsos. Lo que no dijo es que había compartido cuentas bancarias en Suiza con uno de los mismos comisionistas que entonces señaló, reseña el portal IDL-Reporteros, un equipo de periodistas de investigación dirigido por Gustavo Gorriti.

El nombre completo de Euzenando Prazeres de Azevedo figura en Suiza en tres cuentas bancarias que llegó a compartir con el abogado venezolano Héctor Joseph Dáger Gaspard, a quien año y medio atrás señaló él mismo como uno de los comisionistas que había reclutado, para lograr que el gobierno del presidente Hugo Chávez bajara los recursos que debía en obras tan emblemáticas como la tan prometida y aun inconclusa represa hidroeléctrica de Tocoma, al sur del país, en el estado Bolívar, reseña IDL-Reporteros

Por su parte, Jamil Chad que por el proyecto de la hidroeléctrica de Tocoma, la comisión pagada por Odebrecht llegó a US $ 4,8 millones. La obra era una de las prioridades de Chávez, que anunció su proyecto aún en 2002. En 2005, las licitaciones se iniciaron. Repleta de problemas, las obras se llevaron años para empezar. Su conclusión estimada en 2012, fue aplazada por otros cinco años. En 2017, una investigación de la Asamblea Nacional venezolana llegó a la conclusión de que el proyecto había causado un perjuicio de 3.000 millones de dólares para el tesoro del país.

Por el proyecto El Diluvio Palmar, fueron más de US $ 3,1 millones en sobornos. Con énfasis en la producción agrícola, la obra de 137 millones de dólares comenzó en 2003. Pero en 2017, sólo el 40% de ella estaba concluida, de acuerdo con la Asamblea Nacional.

La Línea 5 del Metro de Caracas fue también motivo para otro soborno de 2,5 millones de dólares. La previsión era que en 2010 los 15 kilómetros estuvieran concluidos. Pero en 2017, el examen de la Asamblea Nacional indicó que sólo 1,3 kilómetros estaban adelantados.

El proyecto del Puente Nigale significó un pago de 1,3 millones de dólares en sobornos. Los trabajos comenzaron en 2006 y la previsión era que estuvieran concluidos en 2010 por un valor de 152 millones de dólares. En 2017, la obra aún no se había iniciado.

En total Dáger contralaba 27 cuentas en bancos suizos. Pero lo que llamó la atención de los investigadores es que, en cinco de ellas, el director ejecutivo de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Placeres de Azevedo, era beneficiario y con derechos de mover los recursos.

El director de la constructora en Venezuela recibió el apodo de “Sapo”. A lo largo de los años, pasó a ser una persona de confianza de Chávez. Pero, con su muerte, acabó dejando el país. Los datos apuntan que las cuentas conjuntas estaban en los bancos Pictet y UBP. De acuerdo con los suizos, sin embargo, todo el dinero fue retirado antes de que esas cuentas fueron identificadas.

En otra hoja preparada por los investigadores, once depósitos en cuentas en Suiza entre 2011 y 2012 revelan una transferencia de sobornos de más de 4,5 millones de dólares. En ese caso, el codename indicado es “Camelo”, el mismo usado por Odebrecht para referirse a Chávez. los pagos tendrían una relación con los contratos del Metro Guarenas.

Los pagos coinciden con órdenes emitidas por Chávez para que sus ministros implementen las obras y hagan los desembolsos necesarios para Odebrecht. En un documento de 9 de febrero de 2012, por ejemplo, el ex presidente escribe a mano a su vice, Elias Jaua. “Aplicar la máxima atención a estos proyectos” (ver imagen abajo)

 

 

El canal de televisión Nossa TV reseñó la denuncia del periodista Jamil Chad el 1 de marzo de 2019.