La Policía recupera la cabeza de una momia decapitada de una cripta de Dublín

Foto: ABC

 

 

La Policía irlandesa (Garda) ha recuperado el cráneo de un esqueleto momificado que fue robado de la cripta de la iglesia anglicana de Saint Michan de Dublín, un lugar de gran interés turístico para los amantes del misterio.

Los restos de un varón conocido como “El cruzado”, de 800 años de antigüedad, fueron profanados por un individuo captado el pasado 23 de febrero por las cámaras de seguridad de los alrededores, quien giró el esqueleto para poder decapitarlo, según explicó este miércoles un portavoz policial.

El vándalo usó una barra de metal para forzar su entrada en la cripta, donde también dañó a otras momias, entre ellas la de una monja de 400 años de antigüedad, al tiempo que robó otro cráneo, también recuperado por la Garda.

Las reliquias fueron encontradas este martes en los jardines de la misma iglesia de Saint Michan, después de que alguien, al parecer, las dejó allí la noche anterior, señaló la fuente.

De momento, la investigación para detener al sospechoso “avanza satisfactoriamente”, gracias a las pruebas forenses efectuadas sobre el terreno y a la alta calidad de las imágenes de vídeo examinadas.

La Garda, en este sentido, busca a un hombre blanco de unos 40 años de edad que en la cinta da la impresión de “estar intoxicado”, probablemente bebido, precisó el portavoz de la Garda.

“El Museo Nacional de Irlanda está colaborando en tareas de asesoramiento. La Garda quiere dar las gracias a la ciudadanía por su cooperación en la investigación, la cual sigue en marcha”, agregó la Policía en un comunicado.

Por su parte, el arzobispo anglicano de Dublín, Michael Jackson, declaró sentirse “horrorizado” por el ataque cometido contra “este antiguo lugar de sepulcro”.

“Este individuo no solo ha profanado una cripta sagrada, sino que también ha destruido estas históricas momias, que han sido conservadas en Saint Michan durante cientos de años”, dijo en una nota el dirigente protestante.

Esta iglesia está situada junto al río Liffey, en la orilla norte de la capital irlandesa, donde la sequedad ambiental, el tipo de suelo sobre el que se asienta y ciertos gases han contribuido a momificar a los huéspedes de su cripta, según especulan los expertos.

Entre estos figuran miembros de importantes familias dublinesas de los siglos XVII, XVIII y XIX, pero las momias más famosas son, sin duda, “El cruzado” y “El ladrón”, llamado así porque no tiene pies ni antebrazo derecho, cortados, quizá, por robar.

“El cruzado” es una momia de 800 años de antigüedad y casi dos metros de altura, al que los expertos bautizaron con ese nombre porque creen que es un soldado que regresó de las Cruzadas.

Dadas sus dimensiones, esta momia tiene las extremidades flexionadas para caber en el ataúd, si bien una mano sobresale ligeramente y, antaño, se permitía a los visitantes tocarle el dedo para obtener buena suerte, de acuerdo con los guías.

Estudios recientes han puestos en duda esos planteamientos, pero ya sean ciertos o no, lo que han conseguido es aumentar el misterio en torno a esta cripta y el número de curiosos que la visitan a diario.

EFE