¿Por qué aún soy chavista?, el relato de una rodilla en tierra a BBC Mundo

Foto: FABIOLA FERRERO

 

Para ella no es fácil ser chavista ahora en Venezuela, dice BBC Mundo.

Por: Daniel García Marco / BBC Mundo

Sin embargo, Ángela Villarreal, de 24 años, se mantiene firme en sus ideas a pesar de la crisis económica que vive el país y de las acusaciones de corrupción y de violación de derechos humanos contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Vive en Guatire, una ciudad a 45 minutos de Caracas, con sus padres, de clase media profesional. Su mamá es chavista; su papá no. Está a punto de terminar Sociología, es miembro del partido gobernante PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) y trabaja en una institución pública.

En un momento de intensa crisis política e institucional en el país desde que Juan Guaidó se proclamara “presidente encargado” el 23 de enero, Villarreal expone sus razones. Este es su testimonio.

La crisis actual

Siento que el verdadero enemigo del chavismo es el propio chavismo. No tenemos a alguien que se pueda organizar electoralmente para contrarrestarnos. Siento que si la salida al problema que hay ahorita es electoral, saldríamos airosos, incluso si ellos ponen las normas y cambian las autoridades del CNE (Consejo Nacional Electoral). Yo lo aceptaría.

Sí creo que ganaríamos incluso en una elección abierta con todos los candidatos y partidos. Internacionalmente muchos no entienden eso.

Les costaría organizar el descontento de su gente y capitalizarlo. Y los chavistas somos más cuadrito cerrado, vamos todos en fila. Escogemos un candidato y ese es. Las elecciones se ganan con organización y yo te garantizo que llamo a una chama (chica) como yo en cada municipio del país. Eso no sé si lo tiene la oposición.

El chavismo transformó culturalmente la sociedad venezolana. No estoy para debatir si fue para bien o para mal. Estos señores (de la oposición) no entienden los códigos del país. Con el problema de inflación que tenemos, con el problema para adquirir alimentos, medicinas, no se justifica que llames a una marcha y a desconocer al presidente y que tú puedas salir a la calle porque el país está tranquilo y que a la mayoría de la gente no le llegue (el mensaje).

El gobierno de Maduro tiene una desconexión, pero la oposición también.

Para seguir leyendo pulse aquí