Gustavo Coronel: Pago del régimen venezolano a ConocoPhilips por compensación será $8700 millones

Gustavo Coronel

**** Un “Exprópiese” que deja al país sin reservas internacionales

**** La expropiación sin compensación fue un acto de soberbia del difunto Hugo Chávez y de su principal cómplice, Rafael Ramírez,  un enorme crimen contra la Nación venezolana

**** Los abogados y los expertos y testigos le costaron y costarán a la Nación venezolana más de U.S. $100 millones

**** Los testigos del régimen chavista incluyen a funcionarios hoy perseguidos por corrupción por el mismo régimen chavista/madurista

**** Este solo crimen cometido por Hugo Chávez y su pandilla petrolera del momento es suficiente para poner a los culpables sobrevivientes tras las rejas de por vida

La decisión del Centro de Arbitraje Internacional para el Arreglo de Disputas de Inversión del Banco Mundial, siglas ICSID en Inglés, tardó casi doce años en darse. Al final el tribunal de arbitraje ha concluido en que ConocoPhilips debe ser compensada por los efectos negativos sufridos por su inversión debido a los cambios unilateralmente por el gobierno de Hugo Chávez a su contrato de asociación con PDVA para la operación de las áreas petroleras Hamaca, Zuata y Corocoro. En un documento de 338 páginas se detalla la sentencia y se dan los alegatos de las partes, incluyendo las observaciones del tribunal a esos alegatos. Cada parte presentó testigos y expertos quienes expusieron sus puntos de vista en sus defensas.

Para comenzar nos asombra el costo en servicios legales, paralegales y técnicos para cada parte, costos que ahora tendrán que ser pagados en su mayor parte por la Nación venezolana. Venezuela estuvo representada por un nutrido equipo de abogados de los bufetes Curtis, Mallet-Prevost y Colt Y Mosle, además de abogados venezolanos como Álvaro Silva Calderón, y Joaquín Parra y funcionarios del régimen chavista. Contrataron expertos  varios sobre aspectos técnicos del asunto. Los honorarios para estos abogados, expertos, etc., montaron a la suma de $ 50,2 millones. Solo un experto en finanzas, un señor Vladimir Brailowsky, cobró casi dos millones de dólares por dar su opinión sobre estos temas. De la parte de ConocoPhilips el costo fue de $69,7 millones. Parecería que el caso sirvió para llenar los bolsillos de abogados, expertos y allegados al régimen, todo en detrimento de la Nación venezolana, ya que es Venezuela la que terminará pagando la mayor parte de estos costos.

Detalles sobre la corrupción imperante en la Faja

A pesar de que el documento habla fundamentalmente de impuestos, finanzas y aspectos legales hay algunos detalles que ilustran la gran corrupción existente en la Faja. Según ConocoPhilips PDVSA utilizaba camiones para transportar el azufre y el coque derivado del procesamiento del petróleo pesado en las plantas mejoradoras hacia, suponemos, el Terminal de Jose. El funcionario de PDVSA, un señor Figuera argumentó en el tribunal que la planta mejoradora no estaba funcionando bien y que por ello habían tenido que contratar camiones, lo cual había tenido un costo de – óigase bien – $250 millones. A lo cual ConocoPhilips respondió que un operador honesto jamás hubiera gastado $250 millones en camiones ya que reparar la planta para hacer el transporte innecesario apenas costaba $ 37,5 millones. La verdadera razón de la contratación de los camiones era una componenda de la gente de PDVSA con la empresa contratista CUFERCA.  El testimonio del Sr. Figuera fue repetidamente desechado por el Tribunal por considerarlo fantasioso, preparado a la carrera para los efectos del arbitraje o sin apoyo técnico alguno. Este Sr. Figuera era un gerente de alto nivel en PDVSA, del grupo del prófugo Pedro León.

Entre otros quienes hicieron acto de presencia como testigos del régimen estuvieron el Sr. Bernard Mommer y su esposa.

¿Y ahora, qué hacer?

La ruina es total. Esta suma de dinero a ser pagada a ConocoPhilips es más o menos lo que le queda a la Nación como reservas internacionales. Hoy hay apagones en todo el país. Los hospitales están  en caos. El transporte público está colapsado. Hay represión, hambre, enfermedad, desesperanza. Esta tragedia no debe continuar un día más.

El régimen de Maduro debe ser intervenido de inmediato. El pueblo venezolano debe ir a una huelga general ya. La región debe volcarse sobre Venezuela. Se trataría de un acto de liberación. Maduro y sus 600 ladrones, narcos, contrabandistas y lavadores de dinero, civiles y militares, deben ir a prisión. Si no hay justicia habrá venganza y violencia en el país porque el sufrimiento que se le ha causado a la población ha sido y es demasiado grande. Quienes siguen pidiendo diálogo y arreglos con la pandilla, en Venezuela o en el exterior, están sin quererlo o queriéndolo (el efecto es el mismo), al lado de la pandilla.