El cardenal Pell fue condenado a seis años de cárcel por pederastia en Australia

Cardinal George Pell /Erik Anderson/via REUTERS

 

El cardenal australiano George Pell, exnúmero tres del Vaticano y el más alto representante de la Iglesia católica que fue declarado culpable de pederastia, fue condenado el miércoles a seis años de cárcel por abusos cometidos contra niños.

El juez Peter Kidd, de una corte de la ciudad australiana de Melbourne, dijo que al definir la sentencia tuvo en cuenta los delitos “horribles” y la avanzada edad (77 años) del religioso. Pell se enfrentaba a una pena máxima de hasta 50 años por abusar de dos niños del coro de su iglesia en la década de 1990.

Pell, quien insiste en su inocencia, se presentó ante la corte en Melbourne después de haber sido considerado culpable por cinco crímenes sexuales contra dos niños en los años 1996 y 1997.

Los abogados del religioso adelantaron que presentarán una apelación.

El religioso -quien vestía una camisa negra pero sin el tradicional collar clerical blanco- se mantuvo sentado e inmutable, mientras el juez Kidd describió los ataques contra los dos monaguillos.

Pell “podrá no vivir lo suficiente para ser liberado de la prisión”, dijo Kidd, cuya declaración fue transmitida en vivo por la televisión australiana, por la extraordinaria repercusión del caso.

El cardenal fue obligado a firmar el registro de agresores sexuales y deberá cumplir un mínimo de tres años y ocho meses de cárcel de su sentencia general de seis años.

De acuerdo con Kidd, Pell sufre de problemas cardíacos pero podría beneficiarse de una transferencia a libertad vigilada a fines del año 2022.

– Tensión en la corte –

Pell fue considerado culpable por arrinconar a los dos niños, que entonces tenían 13 años y eran becarios del prestigioso colegio St. Kevin y abusar de ellos en diciembre de 1996. El gesto se repitió con uno de los dos niños apenas dos meses más tarde.

“Hay un nivel adicional de degradación y humillación que cada una de sus víctimas debió sentir al saber que el abuso que sufrieron fue visto por el otro”, dijo el juez.

Uno de los jóvenes que sufrió los abusos falleció por una sobredosis de heroína en 2014.

“No hay descanso para mí”, declaró la víctima que conocida apenas como “J”, en una nota leída por su abogada, Vivian Waller.

“Aprecio que la corte haya reconocido el daño que sufrí siendo un niño”, añadió “J”, pero agregó que “todo queda empañado por la apelación que se aproxima”.

En tanto, la familia de la víctima que falleció en 2014 emitió una breve nota donde apuntó la “decepción” por la condena para Pell.

Pell es el más alto representante de la jerarquía católica en ser condenado por abusos sexuales contra menores de edad. Hasta recientemente, era responsable por las finanzas del Vaticano, y en su trayectoria participó en la elección de dos Papas.

Este miércoles, sin embargo, el juez Kidd insistió en que era el cardenal Pell y no el Vaticano el que había sido condenado.

Kidd abrió su presentación lamentando la “mentalidad de linchadores” en parte del público que acompañó el caso.

“Usted se ha reformado”, le señaló Kidd a Pell, notando los 22 años que pasaron desde los abusos. “Usted ya no representa un riesgo para la sociedad”, apuntó.

Sin embargo la tensión era evidente en las proximidades de la corte el miércoles, donde un hombre que se presentó como otra víctima de Pell rompió en lágrimas, y otro insultó a los abogados del religioso a la salida de la sesión.

La apelación de Pell será objeto de audiencias el 5 y 6 de junio. AFP