De cómo Rusia hundió billones de dólares en las arenas movedizas de Maduro

COMPAÑEROS ANTIGUOS: El Director Ejecutivo de Rosneft, Igor Sechin, asiste a una ceremonia de firma en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo en 2014. Detrás de él se encuentra el Presidente Vladimir Putin. Los dos hombres se conocen desde hace décadas. REUTERS / Sergei Karpukhin

 

A fines de 2015, los gerentes de Rosneft, la empresa petrolera rusa controlada por el estado, dieron la alarma a sus jefes sobre las inversiones de la compañía en Venezuela. El socio local de Rosneft, la petrolera estatal venezolana PDVSA, le debía cientos de millones de dólares, según los documentos internos, y no parecía haber ninguna posibilidad de que las cosas mejoraran. Así lo reseña REUTERS en un reporte especial.

Por Christian Lowe y Rinat Sagdiev

“Será así por la eternidad”, escribió un auditor interno de Rosneft en un correo electrónico a un colega en noviembre de 2015, quejándose de que no había avances para que PDVSA explicara un agujero de $ 700 millones en el balance general de una empresa conjunta.

El correo electrónico se encontraba entre una gran cantidad de comunicaciones internas de Rosneft, incluidas presentaciones, copias de cartas oficiales, notas y hojas de cálculo, revisadas por Reuters. Cubren las operaciones de la firma en Venezuela entre 2012 y 2015.

Fue un período en el que otras compañías petroleras internacionales abandonaron el país o estaban congelando nuevas inversiones en tierra, preocupadas por las políticas de la administración socialista populista. Pero Rosneft, propiedad mayoritaria del estado ruso, se duplicó, aumentando sus participaciones en empresas conjuntas con PDVSA y prestando más, según los documentos. Rosneft apoyaba a su socio venezolano justo cuando el Kremlin apoyaba al líder Hugo Chávez y a su sucesor como presidente, Nicolás Maduro.

Rosneft ha invertido alrededor de $ 9 mil millones en proyectos venezolanos desde 2010, pero aún no ha alcanzado el equilibrio, Reuters ha calculado, basándose en los informes anuales de Rosneft, sus revelaciones públicas y los documentos internos.

Desde finales de 2015, el final del período cubierto por los documentos, algunos de los problemas de Rosneft se han aliviado porque ha tomado un mayor control accionario y de los accionistas de sus intereses. Pero sigue invirtiendo profundamente en una empresa y un país que están en crisis.

La razón por la que Rosneft siguió duplicando su apuesta fue política, según dos personas cercanas a la firma y otras dos con vínculos a los proyectos de Venezuela. Se espera que Rosneft, de propiedad estatal, ayude a apuntalar a los aliados de Moscú en Caracas, dijeron estas fuentes.

“Desde el principio fue un proyecto puramente político. Todos tuvimos que contribuir “, dijo un ejecutivo de una empresa petrolera rusa que se asoció con Rosneft en Venezuela.

Vladimir Putin monta con el torso desnudo en la región de Tuva, en el sur de Siberia, en agosto de 2009. Las inversiones de Rusia en Venezuela han demostrado ser menos sólidas. REUTERS / RIA Novosti / Pool / Alexei Druzhinin

 

El ruso que supervisa esta relación comercial estratégica es uno de los tenientes más cercanos del presidente Vladimir Putin: el presidente ejecutivo de Rosneft, Igor Sechin. Los dos hombres se conocen desde al menos a principios de la década de 1990, cuando trabajaban en la oficina del alcalde de su nativo San Petersburgo. Cuando Putin fue a Moscú para convertirse en un funcionario de rango medio en la administración presidencial, Sechin fue con él.

“Me gustó”, dijo Putin a los autores de un libro sobre su vida. “Cuando me mudé a Moscú, Sechin me pidió que viniera conmigo. Me lo llevé “.

Un busto de Hugo Chávez recibe a los visitantes de las oficinas de Rosneft en Caracas. Sechin a menudo pide ver los mensajes a Maduro antes de que se envíen y agrega la frase: “¡Viva la Revolución!”, Dijo un ex empleado de Rosneft.

Rusia considera que su relación con Caracas es una forma de proyectar el poder en el patio trasero de Washington, según Alexander Gabuev, miembro senior del Centro Carnegie de Moscú, un grupo de expertos. Venezuela es un gran comprador de armas rusas. Los miles de millones de dólares que Rosneft ha invertido en Venezuela son un incentivo adicional para que Moscú se mantenga al lado de su antiguo aliado.

La historia de la problemática asociación de Rosneft llega en un momento de profunda crisis dentro de la gigantesca compañía petrolera de Venezuela. Las fortunas del país están estrechamente ligadas a las de PDVSA, que representa el 90 por ciento de los ingresos de exportación de la nación. Los documentos de Rosneft proporcionan evidencia reciente de la mala gestión a largo plazo en PDVSA, lo que ayuda a explicar un colapso económico que ha dejado a millones de personas luchando por comer.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que el 11 de marzo, Rosneft continuó comprando petróleo crudo a Venezuela y “tiró un salvavidas al régimen”. Pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rosneft estaba motivada por los intereses de sus accionistas. Negó que el Kremlin presionara a la firma para que invirtiera en Venezuela.

“En primer lugar, Rosneft trabaja como una empresa comercial en todos los rincones del mundo y trabaja para obtener ganancias comerciales. Por lo tanto, esto es lo que hacen en Venezuela “, dijo Peskov en respuesta a las preguntas de Reuters. “Naturalmente, tales proyectos importantes están planeados para el largo plazo. “En cuanto a las evaluaciones de la rentabilidad de los proyectos, eso es para la propia empresa, no es una pregunta para nosotros”.

Ni Rosneft ni PDVSA respondieron a las solicitudes de comentarios para este artículo.

Instalaciones de tratamiento de petróleo en el campo petrolífero de Vankorskoye, propiedad de Rosneft al norte de la ciudad siberiana de Krasnoyarsk. Rosneft ha buscado expandirse en el extranjero a través de acuerdos en Venezuela. REUTERS / Sergei Karpukhin

 

-PARTES FALTANTES Y PLAZOS NO CUMPLIDOS-

En septiembre de 2012, en un sitio de perforación en la cuenca del Orinoco, Sechin de Rosneft llenó un frasco con petróleo crudo y lo levantó en el aire para marcar el momento en que su firma se unió a las filas de las principales petroleras mundiales. Rosneft era parte de un consorcio ruso que había adquirido una participación del 40 por ciento en el campo petrolero Junin-6 de Venezuela. PDVSA tuvo el otro 60 por ciento.

Rosneft ya extraía petróleo de sus campos de origen en Siberia; ahora también tenía presencia en el extranjero, aprovechando algunas de las reservas de petróleo crudo más grandes del mundo en las orillas del río Orinoco. “Hoy es un día histórico”, dijo Sechin a la televisión estatal rusa en la ceremonia para marcar el inicio de la producción. “Las empresas rusas ahora han demostrado su derecho a estar entre los líderes del sector petrolero mundial”.

Sin embargo, poco después de que Sechin hablara, la incursión de Rosneft en la cuenca del Orinoco tenía problemas, según muestran los documentos revisados ??por Reuters.

En noviembre de 2012, sin preguntar a sus socios rusos, PDVSA cerró una de las cuatro plataformas de perforación en Junin-6 y la retiró, según reveló un informe del consorcio ruso ese año. La gente local organizó protestas que bloquearon aún más el trabajo. A finales de 2012, solo se habían perforado seis pozos, muy por debajo del objetivo del proyecto de 47.

Las piezas de repuesto para la perforación en Junin-6 se adquirieron en una unidad de PDVSA llamada Bariven; Pero conseguir el equipo de Bariven tomó de 10 a 18 meses, según los documentos. Las plataformas de perforación no operaban el 37 por ciento del tiempo. En promedio, se necesitaron 49 días para perforar un solo pozo, en lugar de los 22 días previstos. PDVSA no respondió a las preguntas sobre los retrasos.

Se redujeron los pronósticos de producción de Junin-6. Rosneft había dicho en septiembre de 2012 que el campo entregaría 20,000 barriles por día para fin de año. De hecho, a lo largo de 2012 rindió solo 21.400 barriles.

Tres años después, había pocas señales de mejora. Un informe de Rosneft que cubrió los primeros tres trimestres de 2015 citó la construcción de pozos “de una calidad insatisfactoria” y “trayectorias no óptimas” de pozos.

A finales de 2015, el pronóstico para la producción máxima de petróleo de Junin-6 se había reducido de 450,000 barriles por día a 250,000 barriles por día. El proyecto insignia de Rosneft había perdido su brillo.

Un trabajador recolecta una muestra de petróleo en un pozo operado por la compañía petrolera estatal PDVSA en Morichal en 2011. Venezuela tiene algunas de las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

 

Los problemas continúan en la cuenca del Orinoco, según líderes sindicales que hablaron con Reuters. Dijeron que en los campos al este de Junín, solo unas pocas docenas de plataformas de perforación están funcionando a la vez. Los trabajadores se quejan de que no tienen equipos básicos como botas, guantes y cascos. La situación en las oficinas de PDVSA no es mejor. El papel escasea. En un vano esfuerzo por contener el éxodo de un trabajador, algunos departamentos de Recursos Humanos muestran letreros de “No renuncia”.

La vida en Venezuela tampoco es fácil para el personal de Rosneft. A menudo no hay agua corriente en el distrito de alta gama de Caracas, donde viven, dijo un ruso que conoce familias allí. Un par de veces a la semana, un camión cisterna de agua llega y llena los contenedores en cada apartamento.

Dos de los socios rusos de Rosneft en Junin-6 se retiraron. La pequeña Surgutneftegaz decidió abandonar el proyecto en noviembre de 2012. En diciembre de 2014, la segunda petrolera más grande de Rusia, Lukoil, anunció que también estaba abandonando. “Mirando hacia atrás, muchas personas en Lukoil soltaron un suspiro de alivio porque no tenían que acumular miles de millones en Venezuela”, dijo un ejecutivo del consorcio Junin-6.

Surgutneftegaz no respondió a una solicitud de comentarios. Lukoil no quiso hacer comentarios.

Rosneft compró las participaciones Surgutneftegaz y Lukoil por más de $ 300 millones, estimaron los analistas, profundizando su exposición a Venezuela. También adquirió una participación perteneciente a TNK-BP cuando compró a la firma ruso-británica en un acuerdo de $ 55 mil millones en 2013. Eso dejó a Gazpromneft, la unidad petrolera de la empresa estatal de gas Gazprom, como el único socio ruso restante de Rosneft en Junin. 6. Gazpromneft no respondió a las preguntas de Reuters.

Rosneft también tenía cuatro proyectos petroleros más pequeños con PDVSA en ese momento. Todos mostraron problemas durante este período, según muestran los informes internos de Rosneft. Dos de los proyectos, Carabobo y Petromonagas, se encuentran en la cuenca del Orinoco; Boquerón está en el este cerca de la costa atlántica; Petroperija se encuentra en la costa caribeña.

Los informes internos de Rosneft de 2015 concluyeron que las tasas de flujo de crudo previstas en el contrato para los campos de Carabobo “no eran alcanzables”. En Petromonagas, el trabajo de mala calidad causó retrasos en la perforación. En Petroperija, la producción estaba cayendo y la empresa conjunta no tenía dinero para comprar equipos de bombeo esenciales. En el campo de Boquerón, un compresor roto, un dispositivo para elevar la presión del gas, no se pudo reparar porque la cuenta bancaria de la empresa conjunta estaba vacía.

-PROBLEMAS DE DINERO-

Si obtener petróleo de sus proyectos era una lucha para Rosneft, también lo era obtener ingresos, según muestran los documentos.

El informe del consorcio ruso sobre operaciones en Junin-6 en 2012 encontró que PDVSA había tomado $ 12 millones del presupuesto de Junin-6, sin el acuerdo de Rosneft, para el gasto social en la población local. Solo 350 personas vivían en el área cubierta por la concesión, unos 447 kilómetros cuadrados de matorrales montañosos en la orilla norte del río Orinoco.

En la segunda mitad de 2014, Rosneft ordenó una auditoría del proyecto Junin-6 para verificar la “distorsión de la contabilidad financiera” y los “gastos injustificados”. Reuters no pudo determinar las conclusiones de esa auditoría.

RESPUESTA SOCIAL: A pesar de sus recursos petroleros, Venezuela enfrenta una crisis económica que está generando protestas masivas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Aquí los partidarios del líder opositor venezolano Juan Guaido participan en un mitin el 4 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

 

Los gerentes de Rosneft ordenaron a los propios auditores de la compañía que investiguen los flujos de dinero entre PDVSA y las empresas conjuntas de Petromonagas, Petroperija y Boqueron, según muestran los documentos internos relacionados con la auditoría. La auditoría concluyó que PDVSA había subestimado las ganancias de las ventas de petróleo de Petromonagas en unos $ 700 millones. PDVSA desafió esta cifra, según muestra otro documento, y se revisó a $ 500 millones.

En un documento con fecha del 30 de abril de 2015, Sechin, director ejecutivo de Rosneft, aprobó los hallazgos de la auditoría y un plan para proteger las inversiones de Rosneft con una serie de medidas que se implementarán a fines de mayo de ese año.

Las medidas incluyeron la instalación de estaciones de medición para monitorear la cantidad de petróleo que se estaba bombeando a los clientes y, por lo tanto, cuánto dinero deberían ganar las empresas. Rosneft quería un asesor independiente para rastrear cómo las empresas conjuntas gastaban dinero. Y quería que PDVSA dejara de contratar sus propias subsidiarias sin firmar un contrato. Reuters no pudo determinar si las medidas se pusieron en práctica.

Unos meses más tarde, en octubre de 2015, el Primer Vicepresidente de Rosneft, Eric Liron, informó a Sechin que aún existía un desacuerdo con PDVSA sobre la liquidación de cuentas con las empresas conjuntas. Liron escribió en una nota a Sechin: “A partir del 15.08.2015, PDVSA está en defecto técnico”.

Meses de esfuerzos para obtener el dinero, en el que la oficina de Rosneft en Venezuela y los altos ejecutivos de la sede central participaron en negociaciones con funcionarios de PDVSA, no fueron a ninguna parte. El auditor interno de Rosneft declaró en el correo electrónico de noviembre de 2015 a su colega que el problema estaba “sin resolver debido a la mala salud financiera de nuestro socio”, una referencia a PDVSA.

Al analizar una propuesta para ampliar el plazo interno para solucionar el problema a una fecha posterior, el auditor preguntó sardónamente cuál sería el punto. “¿Regresará (PDVSA) a la salud para entonces, o morirá y la pregunta ya no será relevante?”, Escribió en el mismo correo electrónico.

El auditor dejó Rosneft en 2016, de acuerdo con su perfil de LinkedIn. No respondió a un mensaje buscando comentario.

Se suponía que Rosneft recibiría su parte de los ingresos de las ventas de petróleo en forma de dividendos. A partir del cuarto trimestre de 2015, las presentaciones internas de Rosneft mostraron que a la empresa se le debían dividendos de tres de sus empresas conjuntas. El déficit total fue de $ 337 millones. Las presentaciones figuran entre los objetivos estratégicos de cada uno de los tres proyectos: “Recibiendo dividendos impagos” de PDVSA.

Desde el período cubierto por los documentos, Rosneft ha actuado para tomar un mayor control de sus inversiones, por ejemplo, mediante la contratación de sus propios contratistas. Rosneft dice que PDVSA ha pagado gran parte de su deuda. En un informe financiero publicado el 5 de febrero de 2019, Rosneft dijo que los préstamos que extendió a PDVSA, que habían ascendido a unos $ 6,5 mil millones, ahora se habían reducido a $ 2,3 mil millones.

Quedan serios desafíos.

Los propios informes y evaluaciones de Rosneft realizados por analistas de energía muestran que los proyectos de la compañía en Venezuela todavía producen menos petróleo del que se anticipó originalmente, con planes de desarrollo archivados o atrasados.

La empresa conjunta emblemática de Rosneft en Venezuela, el campo Junin-6, todavía está estancada en la fase de exploración y producción de prueba, escribió Rosneft en su informe anual de 2017. Un ejecutivo del socio ruso Gazpromneft fue más allá y dijo que el proyecto ahora tiene “un punto de vista comercial”. El ejecutivo no dio detalles. Rosneft no respondió a las preguntas de Reuters sobre la viabilidad comercial del proyecto.

Cuando Venezuela se derrumbó en una crisis, el líder de la oposición, Juan Guaido, se declaró presidente y fue reconocido por algunos países. Pero los militares continúan manteniendo a Nicolás Maduro en el poder. REUTERS / Carlos Barria

 

-BILLONES GASTADOS, POCO QUE MOSTRAR-

Reuters estima que después de haber invertido más de $ 9 mil millones en Venezuela en préstamos, adquisiciones y gastos de proyectos desde 2010, Rosneft, que es propiedad mayoritaria del estado ruso, todavía tiene que mostrar un beneficio.

A fines de 2018, Rosneft había gastado aproximadamente 1.500 millones de dólares más en Venezuela de lo que había ganado en forma de petróleo asignado como dividendos, según los cálculos de Reuters. Esta cifra se alcanza calculando el valor del petróleo que Rosneft recibió de sus proyectos de empresa conjunta y restando los préstamos pendientes que Rosneft emitió a PDVSA, los pagos oficiales que Rosneft hizo a Venezuela para acceder a los campos petroleros, el gasto de capital de Rosneft en las empresas y el costo De extraer la parte de aceite de Rosneft. Las cifras de costos se basan en una referencia para gastos operativos en Venezuela de $ 15 por barril.

Rosneft no respondió a una solicitud de comentarios.

La estimación de Reuters del déficit financiero de Rosneft en Venezuela podría ser conservadora porque no tiene en cuenta el impuesto que Rosneft tuvo que pagar en Venezuela. Esta tasa impositiva no se divulga públicamente, pero Caracas normalmente toma al menos el 50 por ciento del valor de cada barril de petróleo.

La estimación tampoco incluye los casos en que PDVSA, según los documentos revisados ??por Reuters, no le dio a Rosneft la participación en la producción de petróleo en proyectos conjuntos que la compañía rusa consideraba que debía entregar. Tampoco incluye los casos en que Rosneft tuvo que gastar gastos de capital adicionales en los campos y tapar agujeros inesperados en los balances de las empresas conjuntas.

En abril del año pasado, la consultora de energía Wood Mackenzie dijo que su pronóstico para el pico de producción en el campo Junin-6 era ahora de 120,000 barriles por día, la mitad de lo que los documentos internos de Rosneft pronosticaban en 2015, y poco más de la cuarta parte de los 450,000 barriles inicialmente predicho.

El campo Boquerón y las empresas conjuntas de Petroperija registraron pérdidas, dijo Rosneft en su informe financiero para 2018.

En los prospectos de gas costa afuera de Patao, Mejillones y Rio Caribe, que Venezuela suscribió a Rosneft en 2017, no hubo un plan de desarrollo ni un plan de infraestructura, dijo Wood Mackenzie el año pasado.

Según muestran los documentos internos de PDVSA, el proyecto Petromonagas, donde Rosneft había planeado aumentar la producción, no ha tenido muchas esperanzas. A partir de julio pasado, estaba bombeando menos petróleo por día que en 2015.

REUTERS