Estados Unidos asesta un golpe al régimen de Maduro para que no siga vendiendo el oro venezolano

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, habla durante una conferencia de prensa en la sala Brady de la Casa Blanca este lunes en Washington, DC (EE. UU.  EFE/ Shawn Thew

 

 

Estados Unidos insiste en su objetivo de asfixiar económicamente al régimen de Nicolás Maduro. El Departamento del Tesoro ha impuesto este martes sanciones sobre la compañía estatal de minería venezolana Minerven y sobre su presidente, Adrián Antonio Perdomo Mata, por hacer “un mal uso de las operaciones mineras de oro como otra forma de robarle al pueblo venezolano”. Minutos después del anuncio, Donald Trump advirtió en una rueda de prensa en la Casa Blanca con su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, de que EE UU aún no impone “las sanciones más duras” en Venezuela. El republicano reiteró que “todas las opciones” están sobre la mesa para sacar al líder chavista del poder, publica El País.

Washington  

Las sanciones del Gobierno estadounidense a Caracas son cada vez más frecuentes. La medida tomada este martes impedirá que Maduro “y otros actores corruptos” continúen enriqueciéndose “a expensas del pueblo venezolano”, publicó el Departamento de Estado al tiempo que señalaba que también ayudará “a detener el deterioro medioambiental y la explotación de los trabajadores” relacionados con la actividad minera del sector aurífero del país sudamericano. El régimen venezolano lleva semanas intentando lograr liquidez vendiendo el oro que atesora en las bodegas.

El traslado de Minerven y de Perdomo Mata a la lista negra significa el congelamiento de cualquier activo que tengan dentro de EE UU y la prohibición de hacer cualquier trato con ellos. Las empresas de países como Rusia, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos quedan, por tanto, en riesgo de recibir sanciones de la Administración de Trump si continúan haciendo negocios con la firma estatal venezolana. “Vamos a perseguir agresivamente a aquellos involucrados con el comercio ilegal e incauto de oro de Maduro, el que contribuye a esta crisis financiera, humanitaria y ambiental”, dijo el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

La última sanción llega a los pocos días de que la policía de Uganda denunciara que 7,4 toneladas de oro venezolano habían ingresado a su país, sin pasar por los puntos oficiales de entrada de la aduana. Esta situación tuvo lugar después de que Reino Unido le negara a Maduro el retiro 1.200 millones de dólares (unos 1.050 millones de euros) en oro del Banco de Inglaterra. Cabe recordar que a fines de enero Washington anunció un paquete de sanciones a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que incluía la congelación de los fondos de la compañía en EE UU, unos 7.000 millones de dólares (6.100 millones de euros).

Trump, al ser preguntado este martes si Washington evalúa una intervención militar en Venezuela, afirmó que “hay que discutirlo” y volvió a remarcar que están “todas las opciones sobre la mesa”. EE UU fue el primer país en reconocer a Juan Guaidó como el presidente interino legítimo de Venezuela el 23 de enero. Desde entonces Washington ha trabajado activamente para respaldar a Guaidó y forzar la salida de Maduro, quien permanece en el poder con el apoyo de los militares. “Le pedimos a los miembros del ejército venezolano que dejen de apoyar a Maduro, que en realidad no es más que un títere cubano”, dijo Trump acompañado de Bolsonaro.

Encuentro en Roma

El representante de EE UU para Venezuela, Elliot Abrams, y el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serghei Ryabkov, se reunieron este martes en Roma para analizar la crisis la que está sumergido el país sudamericano. “Estamos convencidos de la necesidad de continuar el diálogo con Estados Unidos”, declaró Ryabkov al término del primer encuentro entre representantes de los dos países, que difieren diametralmente sobre lo que ocurre en Venezuela. “Fueron conversaciones provechosas” agregó el número dos de la cancillería rusa, quien reconoció que no pudieron acercar sus posiciones, “sobre todo por asuntos de principio”.