En el día Mundial del Agua: El saqueo chavista también se la quitó a los venezolanos… y no por el apagón

Un hombre lleva una gran botella de agua dentro de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso

 

 

Vivir con “racionamiento” o sin agua ya es en algo normal para los venezolanos en estos 20 años de saqueo chavista. Familias enteras han pasado hasta cuatro meses sin agua y, ante la incertidumbre de si volverá -o si será suficiente-, se las han arreglado para bañarse, lavar los trastes, la ropa y cocinar con apenas unos litros al día.

lapatilla.com

Las cisternas de agua forman parte del paisaje urbano en Venezuela. Lo que cobran por varios litros escandalizan cada día a los venezolanos. El costo varía de 20 a 30 dólares, y los camioneros alegan que les cobran en efectivo en los llenaderos de Hidrocapital, Hidrolago, HidroCaribe y todos los “hidros inútiles” que dependen del llamado Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas del régimen chavista.

A esto, los camioneros agregan que un caucho cuesta tanto, que el aceite de motor otro tanto más…y así van sumando precios para el mantenimiento de las cisternas cuando los venezolanos preguntan por qué cuesta tanto llenar un poco el tanque de su vivienda.

 

Un hombre llena un camión cisterna con agua potable para ser distribuida en hospitales y vecindarios luego de un corte de energía masivo que agravó la escasez de agua en Caracas, el 13 de marzo de 2019 (Foto por YURI CORTEZ / AFP)

 

El régimen de Nicolás Maduro asegura que la escasez se debe a una prolongada sequía y “saboteos” en el suministro. Sin embargo, para algunos expertos, el problema radica en la falta de mantenimiento acumulada por años en las instalaciones eléctricas y en las del suministro de agua.

Desde los barrios más pobres hasta los más adinerados, los dramas son compartidos.

“Tratamos de economizar el agua fregando en poncheritas (…) Nos bañamos en poncheras para reciclar el agua para la poceta “, confesó Yudith Contreras, una abogada y ama de casa de 49 años, en su roído apartamento en el centro de Caracas, donde escasea el agua desde hace dos años.

“Es difícil, hay que tratar de acostumbrarse a paliar la situación a como de lugar”, agregó. “Hay que ahorrar agua porque no sabemos hasta cuándo va a durar esta situación (…) todos los venezolanos creo que estamos así”.

En su cocina y baño, Contreras guarda recipientes llenos de agua que sube con su esposo, a pie, por los nueves pisos de su edificio, ubicado apenas a unas cuadras del presidencial Palacio de Miraflores.

En días recientes, el mandatario retomó un plan llamado “Tanque Azul”, que busca dotar “a todos los hogares” de enormes recipientes para almacenar agua en los techos de casas y edificios.

El anuncio fue hecho poco después de que la nación, que sufre una crisis económica sin precedentes, fue golpeada por un gran apagón que la dejó en tinieblas por cinco días. La falla agravó el ya de por sí intermitente servicio de agua.

Venezuela sufrió su primera gran crisis eléctrica en 2009 y, desde entonces, se aplicaron racionamientos eléctricos y de agua que siguen vigentes en algunas zonas.

“El agua es oro”

Caracas ha recibido en los últimos meses unos 7.000 litros por segundo (l/s) menos de agua que hace 20 años, cuando le entraban 20.000 l/s y tenía casi la mitad de población, de acuerdo con José María de Viana, expresidente de Hidrocapital, la estatal encargada de llevar agua a los hogares venezolanos.

En las últimas semanas, las filas para surtirse del agua que discurre naturalmente por El Ávila, la montaña que separa Caracas del mar Caribe, se han multiplicado, a pesar de las advertencias de los expertos de que no es apta para el consumo humano y que puede estar cargada de bacterias y parásitos.

Recientemente, tras varios días sin luz ni agua, algunos se lanzaron al putrefacto río Guaire, en Caracas, en busca de llenar bidones con agua y otros pagaron altos precios o en dólares por bolsas de hielo.

Yuneisy Flores, un ama de casa de 31 años, lava sus platos en envases, cuela esa agua para quitarle los restos de alimentos y la usa para bajar el excusado. A su hija, de tres años, la baña en una batea para luego reutilizar el agua.

En medio de su sala, resaltan tres tanques y varios recipientes donde recolecta el agua que llega a su edificio de manera intermitente. Con uno de los envases, que almacena unos 18 litros, intentan bañarse tres de las cuatro personas que viven en su casa, en el mismo edificio de Contreras.

“(Vivir sin agua) es difícil, demasiado difícil. Imagínate, se puede morir uno sin agua”, dijo Flores, quien vive junto a su esposo y dos pequeños hijos. “No estábamos conscientes de eso antes, el agua ahora es oro”.

Con información de Shaylim Valderrama/Reuters

 

Los residentes bajan las escaleras con un contenedor para recoger agua, en un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Yudith Contreras, una abogada de 49 años, habla con su hermana Elba en su casa en un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
David Riveros, de 62 años, conductor de autobús retirado, acaricia a su perro junto a su suegro mientras descansan en su casa, en el primer piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Las botellas de plástico vacías utilizadas para recolectar agua se almacenan en la cocina de Wilson Hernández, quien vive en el cuarto piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
María Libre, una vendedora de comida callejera, lleva una nevera después de colgar la ropa lavada en el exterior de su apartamento en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Jenny Montana, de 38 años, lava una manta en su casa en un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Eleazar Azuaje, quien se encarga de cuidar el sistema de agua del bloque de apartamentos, verifica el nivel de agua del tanque principal del edificio en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Yudith Contreras, una abogada de 49 años, que vive en el noveno piso, camina por las escaleras de su bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Las bombas de agua se ven en un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Un contenedor de agua azul se ve desde el cuarto piso dentro de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Un joven dobla su ropa dentro de un piso en la planta baja de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Los tanques de agua se colocan en los techos de los apartamentos en Caracas, Venezuela, 17 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Eleazar Azuaje, quien se encarga de cuidar el sistema de agua del bloque de apartamentos, verifica el nivel de agua del tanque principal del edificio en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Yudith Contreras, una abogada de 49 años, que vive en el noveno piso, se encuentra junto a sus tanques de agua en el techo de su bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Un recipiente de plástico rojo lleno de agua para lavar los platos se ve en la cocina de Jenny Montana, en el noveno piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
En la casa de David Riveros, quien vive en el primer piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, el 19 de marzo de 2019, se encuentra un contenedor de comida para peces. Un chofer de autobús retirado dijo: “Me quedé sin agua, hoy terminé todo lo que tenía almacenado”. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Grecia Ramírez mira su teléfono celular mientras descansa en la casa de su tía Yudith Contreras en el noveno piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Un hombre lava a un niño en un patio fuera de los bloques de apartamentos en Caracas, Venezuela, 17 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Vista general de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
Los vaqueros cuelgan de un poste cerca de los tanques de agua en el techo de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 17 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Un hombre lleva una gran botella de agua dentro de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Wilson Hernández está parado junto a cubos de agua en el techo de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 17 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
La ama de casa, Mariela Garzon, cocina en la cocina cuando una niña mira una computadora dentro de un piso en el cuarto piso de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
La ama de casa Yuneisy Flores, de 31 años, vierte agua en un recipiente cuando un niño juega dentro de un apartamento en el cuarto piso de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 18 de marzo de 2019. “Es difícil, demasiado difícil, puedes morir sin agua” ella dijo. “No sabíamos esto antes. El agua ahora es oro”. REUTERS / Carlos Jasso
Una lavadora se llena con agua reutilizada en un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Los empresarios Javier Esquives, de 50 años, abre su nevera donde mantiene su agua fresca mientras explica lo difícil que es vivir sin agua, en el noveno piso de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
María Libre, una vendedora ambulante de comida, prepara su comida después de lavar la ropa de su familia dentro de su apartamento en la planta baja de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Minerva Savago, de 58 años, limpia el piso con la poca agua que recolectó durante el día, en la planta baja de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Cubos llenos de agua están parados junto a una lavadora en el techo de un bloque de apartamentos en Caracas, Venezuela, 17 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Una mujer se para fuera de la casa de un vecino después de conversar sobre el problema del agua, en la planta baja de un bloque de apartamentos en el centro de Caracas, Venezuela, 19 de marzo de 2019. REUTERS / Carlos Jasso
Una mujer carga un cubo de agua del contaminado Lago Maracaibo afuera de su casa sobre pilotes en San Timoteo, estado de Zulia, Venezuela, el 14 de marzo de 2019. – Dado que los precios de los alimentos aumentaron debido a la inflación desenfrenada y las tiendas permanecen cerradas después de que se extendió el caos Al saqueo, los venezolanos se arriesgan en las aguas contaminadas del lago de Maracaibo. (Foto de Juan BARRETO / AFP).
La gente llena los tambores con agua de un arroyo en la montaña Wuaraira Repano, también llamada “El Ávila”, en Caracas el 13 de marzo de 2019. – El apagón dejó a millones sin agua corriente. (Foto por FEDERICO PARRA / AFP)
La gente se alinea con los tambores para recoger el agua que fluye hacia abajo desde la montaña Waraira Repano, también llamada “El Avila”, en Caracas el 13 de marzo de 2019. (Foto de Federico Parra / AFP)
Un hombre lleva un tambor con agua que recolectó de un arroyo en la montaña Wuaraira Repano, también llamada “El Ávila”, en Caracas el 13 de marzo de 2019. (Foto de Federico Parra / AFP)
Un hombre llena los contenedores con agua que fluye desde la montaña Waraira Repano, también llamada “El Ávila”, en Caracas, el 13 de marzo de 2019. (Foto de FEDERICO PARRA / AFP)
Caraqueños agarran agua de en el río Guaire en Caracas el 11 de marzo de 2019, mientras un apagón masivo continúa afectando algunas áreas del país (Foto de JUAN BARRETO / AFP)
Personas recogen agua este lunes, en la autopista Francisco Fajardo, en Caracas (Venezuela). El apagón que sufre el país desde hace varios días no permite la llegada de agua potable a las casas de varias regiones. EFE/ Rayner Peña
Foto: Juan Peraza | lapatilla.com
Foto: Juan Peraza | lapatilla.com
Foto: Juan Peraza | lapatilla.com
La gente espera en una carretera para llenar las botellas con agua que viene de la montaña en Caracas, Venezuela, el 11 de marzo de 2019. REUTERS / Manaure Quintero
Un hombre llena un envase con agua que viene de la montaña en Caracas, Venezuela, el 11 de marzo de 2019. REUTERS / Manaure Quintero