EEUU quiere que la OEA reconozca a Gustavo Tarre como embajador de Venezuela la próxima semana

Gustavfo Tarre Briceño desde la OEA | Foto: Captura

 

El Gobierno de EEUU está impulsando una resolución en la Organización de Estados Americanos (OEA) para reconocer como embajador de Venezuela ante el organismo a Gustavo Tarre, designado por el líder opositor Juan Guaidó, indicaron a Efe fuentes diplomáticas.

La votación de esa resolución podría producirse como pronto la semana próxima, coincidiendo con que el lunes 1 de abril EEUU asume la presidencia del Consejo Permanente de la OEA, lo que le otorga mayor capacidad para decidir qué proyectos se someten a voto, precisaron las citadas fuentes.

La misión estadounidense en la OEA, liderada por el embajador Carlos Trujillo, asegura tener los 18 votos necesarios para aprobar la resolución, gracias al respaldo de cinco naciones caribeñas que tradicionalmente han apoyado al presidente venezolano, Nicolás Maduro (Bahamas, Jamaica, Santa Lucía, Haití y República Dominicana).

El apoyo a EEUU es el resultado directo, según las fuentes, de la reunión entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y los gobernantes de esos cinco países caribeños que se produjo la semana pasada en Mar-a-Lago, el club del mandatario en el sur del estado de Florida.

Tras la cita, la OPIC, el organismo financiero de desarrollo de EEUU, anunció que en 2019 dará un “estatus prioritario” a Bahamas, Jamaica, Santa Lucía, Haití y República Dominicana y que, además, enviará en los próximos 90 días una “delegación de alto nivel” a esos países, explicó entonces la Casa Blanca.

La idea de EEUU es impulsar una resolución para incrementar la presión sobre Maduro y legitimar a nivel internacional a Guaidó, que como jefe del Parlamento se declaró presidente interino de Venezuela el 23 de enero al considerar ilegítima la reelección del mandatario en mayo de 2018.

EEUU piensa que la resolución es necesaria desde el punto de vista jurídico para permitir que tome posesión como embajador Gustavo Tarre, que el 22 de enero fue designado como “representante especial” ante la OEA de Guaidó.

Sin embargo, un grupo de Estados latinoamericanos, entre los que se incluyen Colombia y Brasil, cree que no es necesario impulsar ninguna resolución para que Tarre ocupe el sillón del representante de Venezuela, puesto que hace dos años el Gobierno de Maduro solicitó salir del organismo y esa retirada se hará efectiva el 27 de abril.

Dado que en esa fecha los representantes de Maduro dejarán la OEA, los enviados de Guaidó podrían entonces ocupar el lugar de Venezuela, según el análisis de ese grupo de países latinoamericanos.

Esas naciones basan su razonamiento en las decisiones que ha tomado Guaidó, al que reconocen cada uno individualmente como presidente legítimo.

En concreto, se remiten a que el 22 de enero la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), controlada por la oposición, adoptó la decisión de garantizar la permanencia del país caribeño en la OEA; y, por tanto, esa determinación de bloquear el retirada es “valida” y no se necesita tomar ningún otro paso.

La misión de Venezuela se ha opuesto anteriormente a cualquier opción que lleve a Tarre a sentarse en el asiento del país y considera que EE.UU. está usando al organismo para justificar una “intervención militar”.

Por su parte, México y Uruguay, que abogan por una solución dialogada a la crisis en Venezuela, se han mostrado escépticos sobre este tipo de estrategias.

El embajador de México ante la OEA, Jorge Lomonaco, pidió este mismo miércoles al resto de países que aprendan de la “experiencia y de los efectos imprevistos” que se produjeron cuando el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconoció como gobernador ante el organismo al economista Ricardo Hausmann, enviado por Guaidó.

Ese primer reconocimiento de una institución financiera multilateral a Guaidó desembocó en polémica, ya que EEUU, el accionista mayoritario del BID, suspendió la asamblea anual del banco prevista para esta semana en China porque Pekín, fiel a Maduro, se negó a dar un visado a Hausmann.

“Por el bien de la salud institucional de la OEA resulta fundamental resistir la tentación de tomar decisiones que pudieran llevar a la parálisis de la organización”, subrayó Lomonaco.

La OEA aprobó en enero una resolución en la que no reconocía la legitimidad como mandatario de Maduro.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, y la mayor parte de los países del organismo reconocen como presidente legítimo de Venezuela a Guaidó.

EFE