La esposa de Roberto Marrero pide presión externa para que sea liberado

Foto: Captura

 

 

Romy Moreno, la esposa de Roberto Marrero, el principal colaborador de Juan Guaidó, pidió en una entrevista a Efe en Washington el apoyo y la presión de la comunidad internacional para lograr la liberación de su marido, detenido el pasado 21 de marzo en Caracas.

lapatilla.com

“Pido apoyo para que lo liberen, que se haga presión para que Roberto Marrero sea liberado”, declaró Moreno, quien acompañó en su visita a la capital estadounidense a Fabiana Rosales, esposa de Guaidó, quien se juramentó presidente encargado de Venezuela el pasado 23 de enero y ha sido reconocido por más de 50 países.

Marrero fue arrestado en horas de la madrugada del pasado jueves por el Servicio de Inteligencia (Sebin) durante un registro a su vivienda y está acusado por el régimen de Nicolás Maduro de liderar una célula terrorista que planeaba realizar ataques selectivos para crear “caos”.

“Ha sido el allanamiento más brutal que ha hecho el régimen de Nicolás Maduro desde su Gobierno”, apuntó Moreno, quien relató que participaron “más de 35 camionetas” y “más de 50 efectivos”.

“Se metieron en el edificio completo, tumbando las rejas del edificio, se metieron en seis apartamentos del edificio. Había niños, señoras, robaron cosas en esos apartamentos”, denunció sobre ese episodio, del que se enteró por una llamada de su esposo.

Romero, que en ese momento se encontraba en Miami junto al hijo de ambos, de siete años, aseguró que el Sebin también irrumpió en el apartamento del diputado Sergio Vergara, que es contiguo al suyo, para revisarlo.

“Cuando vieron que Roberto no estaba allí, dejaron a Sergio ahí detenido y fueron a mi casa, tumbaron las dos puertas (…), y mi esposo en ese momento me llamó y me dijo: ‘Mira está el Sebin en el edificio, se van a meter en la casa’. Fueron momentos de demasiada tensión”, dijo Moreno, acerca de la que hasta ahora ha sido la última comunicación entre ambos.

“Roberto está incomunicado desde que lo agarraron -afirmó-, sabemos que está en (la sede del Sebin en Caracas conocida como) el Helicoide, pero ni sus abogados ni ningún familiar ha podido entrar”.

Esta abogada de profesión, aunque dedicada a su familia, se quejó de que dos días después del arresto presentaron a su esposo “como un mero cumplimiento legal”, y ahí lo pudieron ver los abogados cinco minutos.

“Luego se lo llevaron, no hemos sabido más nada de él. Estamos preocupados por su vida, de que lo estén torturando”, sostuvo.

Pese admitir que esperaba alguna acción contra su esposo por ser una persona cercana a Guaidó, confesó que le extrañó “mucho la manera”.

“Se metieron en mi casa, destrozaron el cuarto, toda la sala, rompieron, robaron y finalmente sacan esa foto de Roberto donde le siembran armas, donde le siembran unas granadas, lo cual es totalmente falso”, lamentó, tras advertir de la que consideró “una técnica ya probada por el G2 cubano hace mucho tiempo”.

En ese contexto, Moreno detalló que su esposo “es un luchador por la democracia hace muchos años”, uno de los fundadores del partido Voluntad Popular, el mismo de Guaidó y del líder opositor Leopoldo López, quien está en arresto domiciliario desde mediados de 2017 después de haber estado detenido desde 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde.

“Simplemente es un pase de factura y una manera de meterse con el presidente Guaidó”, opinó Moreno, que solicitó también apoyo para que se liberen a los que consideró “presos políticos” en Venezuela, que, estimó, son “más de 900”.

Moreno destacó que teme por el daño físico y sicológico que pueda sufrir su marido: “Yo pediría una comisión que constate su estado, le pido a los (organismos de) derechos humanos que nos apoye con eso y pidiendo su liberación”.

También denunció que durante la operación fue arrestado el conductor de Vergara. “Este señor quizás lo agarran para torturarlo y confiese cosas que no hicieron, pero que a lo mejor como lo presionan y es una persona humilde los obligan”, subrayó.

“Les hago un llamado a que nos apoyen con la liberación de Roberto Marrero”, insistió Moreno, quien está evaluando la posibilidad de permanecer en EE.UU., ya que cree que por ahora no puede regresar a su país. “Temo por mi vida, por la de mi hijo y por supuesto, por la de Roberto”, remató.

EFE