Rafael Narváez: Maduro arremete contra los DDHH al no suministrarle energía eléctrica al pueblo

Imagen referencial

 

La falta de energía eléctrica atenta contra los DDHH del pueblo, así lo denunció el ex parlamentario, abogado penalista defensor DDHH y coordinador de la ONG Asociación Civil Defensa por los Derechos Civiles, Rafael Narváez.

lapatilla.com

“Maduro no conforme con reprimir, encarcelar y aplicar torturas a quienes alzan su voz para exigir que se les respeten sus derechos fundamentales y constitucionales, no le garantiza energía eléctrica a un pueblo afectando así el derecho a la salud, la alimentación, al agua, el gas doméstico, el transporte público y los servicios básicos” detalló.

Al mismo tiempo denunció que los centros de salud siguen estando afectados y el peligro de riesgo de vida para los pacientes crónicos sigue latente; “es un Estado que despacha la ineficiencia con el mismo patrón del atentado “terrorista que nadie les cree”.

“Estamos en presencia del Estado que más ha violado los DDHH en nuestro país, superando así las dictaduras más horrendas que ha tenido Venezuela, y a la cuarta República que este gobierno denunció y documentó. Lo más grave es que alcaldes afectos al gobierno, como el del municipio Carrizal, sin el más mínimo respeto por el ser humano que esta viviendo una calamidad, amenaza con no suministrar cisternas de agua si llegasen a protestar. Esta acción, si se llega a cumplir, es un acto criminal que el Ministerio Público está obligado a procesar penalmente”, agregó.

El jurista señaló estar completamente convencido, por sus horas de vuelo en defensa de los DDHH, que el Estado abusa de la tolerancia de un pueblo que luce indefenso, desesperanzado, y con mucho miedo para vulnerar los Derechos Humanos una y otra vez.

Por último, Narváez hace un llamado a que todos los venezolanos se conviertan en verdaderos activistas por los DDHH, que alcen su voz sin miedo, con coraje y gallardía, para no dejar sólo a millones de víctimas que hoy día reclaman nuestra solidaridad sin color político.

“Somos pocos en la defensa de los DDHH en Venezuela, también somos pocos los que arriesgamos nuestra vida y libertad; la defensa de las DDHH , no tiene días libres, y nuestro país vale la pena”.