Estupor en Colombia por la filmación de un joven de 14 años matando a sangre fría

Un joven de 14 años asesinó dos personas en Colombia. Foto: Cortesía

 

Un adolescente se acerca a un hombre del doble de su tamaño y le dispara seis veces sin vacilar. Esa imagen se hizo viral y mostró sin filtros el fenómeno de los menores contratados para matar en Colombia.

El homicidio fue perpetrado el miércoles en la ciudad de Medellín, la otrora capital del narcotráfico donde Pablo Escobar armó un ejército de jóvenes sicarios que sembró el terror a finales de los años ochenta hasta 1993, cuando fue abatido el mayor capo del siglo XX en Colombia.

Una cámara de seguridad captó al atacante, que lleva pantalones cortos y gorra, cuando descarga su arma de fuego contra el comerciante Darío Hincapié y otro hombre identificado como Mateo Cuesta.

Ambos fallecieron a causa de los disparos y una tercera persona resultó herida, según la fiscalía.

En el video que se hizo viral y desató una cascada de reacciones de estupor y condena, se ve al chico corriendo después de matar a sangre fría. En otra secuencia se ve a uniformados conduciéndolo en plena vía.

La fiscalía de Medellín informó este lunes a la AFP que el presunto homicida quiso engañar a las autoridades con un documento de identidad de su hermano de 13 años, para eludir la responsabilidad penal amparado en una ley que impide procesar a menores de 14 años.

Sin embargo, se comprobó que “cumplió 14 años el 18 de diciembre de 2018”, indicó el portavoz Luis Fernando Marulanda.

Y lo que más sorprendió a las autoridades es que el menor podría estar relacionado con otros homicidios, pese a lo cual no tenía antecedentes.

“Él mismo habla no solo de estos dos homicidios que cometió, sino que al parecer podría estar relacionado a 10 homicidios más”, señaló a W Radio el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez.

El funcionario agregó que el adolescente fue contratado por una banda narco conocida como La Torre.

Ojalá “a los cabecillas de esas estructuras criminales se les impute el delito de reclutamiento de menores, que no tiene rebajas de pena (…) Aquí no puede seguir que estas estructuras criminales sigan reclutando niños y que nada les pase”, comentó el mandatario.

El adolescente sicario está en un centro de atención para niños y menores infractores, acusado de doble homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal.

La policía investiga si el ataque perpetrado por el menor está relacionado con un ajuste de cuentas entre bandas que se disputan el control de rentas ilegales en Medellín.

En lo que va de 2019, cinco menores de entre 14 y 17 años han sido capturados por homicidio y seis por tentativa de asesinato en Colombia, según datos de la fiscalía.

Sin embargo, el organismo no precisó si entre los casos hay alguno como el filmado en Medellín.

AFP