Diputados británicos intentan encontrar una alternativa al Brexit de Theresa May

Pequeñas figuras de juguete frente a un logotipo del Brexit en una foto ilustrada/ Foto REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración

 

Los diputados británicos intentarán encontrar este lunes una alternativa al acuerdo de Brexit negociado por la primera ministra Theresa May, y podrían inclinar la balanza a favor de un divorcio “más suave” de la Unión Europea (UE).

Los miembros de la Cámara de los Comunes ya intentaron tomar el control del proceso del Brexit la semana pasada, votando ocho opciones. Ninguna obtuvo una mayoría de votos, pero una de las más populares fue la de una unión aduanera con la UE.

La ‘premier’ británica se opone de plano a esta opción, pues Londres perdería la posibilidad de llevar a cabo una política comercial autónoma tras el Brexit.

Este lunes, los diputados votarán una pequeña cantidad de opciones para buscar una mayoría que respalde un proyecto y salir del actual punto muerto, que se produce ya fuera de la fecha inicialmente prevista para el divorcio.

La propuesta de un modelo “Noruega +”, también conocido como “Mercado común 2.0”, podría distinguirse. Este significa la instauración de una unión aduanera específica con la UE, además de permanecer en el mercado único.

“Tenemos esperanza”, declaró el lunes el diputado conservador Nick Boles, que defiende esta propuesta. “Lo que cuenta es que alcancemos una mayoría estable en la Cámara de los Comunes, con todos los partidos” cuando el “partido conservador estuvo constantemente dividido”, dijo a la BBC.

Pero Theresa May ya dijo que se opondría a la elección de los diputados si ésta tendía hacia un mercado único o hacia una unión aduanera europea, ya que Londres perdería la posibilidad de tener una política comercial autónoma luego del Brexit.

El voto de los diputados solo tiene valor indicativo. Pero como señal de que divide al gobierno, el ministro de Justicia, David Gauke, consideró el domingo en la BBC que no será “viable” que el gobierno ignore la voluntad de los parlamentarios, mientras que la ministra del presupuesto, Elizabeth Truss, declaró el lunes a la BBC que el acuerdo de May sigue siendo la opción “más pensada”.

El gabinete de May es “el peor ejemplo de indisciplina de la historia política británica”, estimó Julian Smith, encargado de hacer respetar la disciplina entre los diputados tories, en una poco habitual declaración.

Theresa May, a la cabeza de un gobierno dividido, estudia la estrategia a seguir y deberá presentar sus planes en la próxima cumbre europea, el 10 de abril. Frente a dirigentes europeos cuya paciencia se está “agotando”, declaró el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al canal italiano Rai 1.

El viernes, Theresa May dejó planear la perspectiva de elecciones anticipadas, estimando que estaban “alcanzado los límites de este proceso en la Cámara de los Comunes”.

Pero estas podrían resultar catastróficas para su Partido Conservador. Según un sondeo publicado el domingo por el tabloide The Mail on Sunday, el Partido Laborista, principal formación de oposición, lideraría el resultado con 41% de los votos, cinco puntos más que el Partido Conservador.

May ya había convocado a elecciones en junio de 2017, esperando ampliar su autoridad antes de iniciar las negociaciones con la UE. Pero el resultado fue un revés, el Partido Conservador tuvo que aliarse al pequeño partido norirlandés DUP para poder gobernar.

La oposición parece impaciente por ver caer a Theresa May y la diputada laborista Emily Thornberry dio a entender el domingo, en una entrevista a la cadena Sky, que su formación podría lanzar una moción de censura contra el gobierno.

– Ruptura brutal o Brexit “ordenado” –
La permanencia de Theresa May en Downing Street pende de un hilo desde que el viernes se rechazó por tercera vez el acuerdo de retirada de la UE que alcanzó en noviembre.

No obstante, convenció a más diputados que en las votaciones anteriores, una muestra, según uno de sus portavoces, de que van “en la buena dirección”.

La dirigente conservadora podría volver a someter a los diputados el texto, que establece un periodo de transición hasta finales de 2020 para evitar una ruptura brutal.

May declaró el viernes que seguirá “defendiendo un Brexit ordenado” y destacó que la opción “por defecto” es un Brexit sin acuerdo el 12 de abril, una opción temida en el ámbito económico.

La primer ministro podría solicitar un nuevo aplazamiento, más largo, pero eso obligaría a Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo. AFP