Alex Saab buscaría evadir captura internacional

Álex Saab, señalado testaferro de Nicolás Maduro.
Foto: Archivo / EL TIEMPO

 

 

Todo estaba listo para que, el próximo 2 de mayo, la Fiscalía le pidiera a la Interpol la captura de Álex Saab, señalado testaferro de Nicolás Maduro y prófugo de la justicia colombiana. Pero una tutela de su defensa envió la solicitud al congelador, publica El Tiempo.

EL TIEMPO estableció que el caso tiene que ver con las exportaciones ficticias, por 25.000 millones de pesos, que se le encontraron a la firma Shatex, ligada a Saab. La fiscalía segunda especializada de lavado de activos ha intentado cuatro veces imputarle los delitos de concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportación o importación ficticias, estafa y lavado. Pero Saab no se ha presentado, a pesar de tener orden de captura vigente.

Por eso, el fiscal del caso lo iba a declarar reo ausente (en contumacia) y a pedir su captura.

Pero los abogados de Saab –que alegan su inocencia– entutelaron aduciendo que los hechos investigados habrían sucedido en Barranquilla. Por eso, pidieron que el caso pase de Bogotá a esa ciudad y se les respete el debido proceso y derecho a la defensa.
“A estos potenciales sujetos procesales les resultará mucho más fácil y viable responder los requerimientos judiciales tanto en su lugar de residencia como en el lugar donde sucedieron los presuntos hechos”, argumentan los abogados de Saab, que también defienden a su exesposa, Cinthia Certaín; y a sus hermanos Luis Alberto, Álex Naim y Amir Saab.

Y dicen que así abaratarán y facilitarán los posibles costos de una defensa; se podrán evitar gastos de traslados (interdepartamentales o intermunicipales); y se podrá facilitar el conocimiento y contradicción de las pruebas.

Lo que llama la atención es que mientras Saab argumenta que quiere abaratar gastos, tiene un apartamento en París y a la venta su palacete en Barranquilla, tasado en 25.000 millones de pesos. Además, se le acaba de ligar con 7 toneladas de oro venezolano que terminaron en Uganda y que valen 300 millones de dólares.

Y Luisa Ortega, fiscal de Venezuela, hoy en el exilio, ha dicho que Saab es el testaferro de Maduro y que se enriqueció con las cajas Clap, que el régimen les da a los más pobres.

Siga leyendo en El Tiempo