Un autobús abandonado es el maltrecho refugio de una familia venezolana en Pacaraima (FOTOS)

Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama abandonan el autobús para buscar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Una familia venezolana, que huyó de la debacle chavista hacia Brasil, encontró un maltrecho refugio en la ciudad fronteriza de Pacaraima: un autobús abandonado.

lapatilla.com

Belki Contreras, Ixora Sanguino, Hildemaro Ortiz y el pequeño Erasmo constituyen la familia criolla que prefirió irse a vivir en una vehículo en ruinas que continuar su vida en Venezuela.

Duermen sobre cartones o en una hamaca improvisada en mitad del autobús. Los humildes alimentos que hallan, los cocinan afuera, en plena carretera. El agua para lavarse deben buscarla en envases plásticos.

Belki Contreras camina alrededor de un autobús abandonado por la noche en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Estos migrantes venezolanos indigentes que huyeron de la crisis de su país no llegaron muy lejos cuando cruzaron a Brasil: han estado viviendo durante tres meses en un autobús abandonado al otro lado de la frontera.

Duermen sobre cartón, excepto el afortunado que consigue la hamaca. Cocinan en un fuego de leña justo afuera de la puerta del autobús Mercedes Benz 1983 sin motor.

Dos niños van a la escuela local cada mañana.

Los migrantes sin dinero consiguen trabajos ocasionales para cambiar de lugar, cargando los carros y las camionetas de los venezolanos que cruzan para comprar alimentos y bienes que escasean en casa.

“Hemos estado viviendo en este autobús durante tres meses”, dice Hildemaro Ortiz, de 24 años, de Punta de Mata, en el este de Venezuela, quien espera mudarse a una ciudad brasileña más grande una vez que su hijo cruce la frontera.

Ortiz y sus compañeros de autobús son parte de una inundación de venezolanos que se precipitan en el resto de América Latina, a menudo impulsados ??por el hambre y desesperados por escapar de una economía en caída libre, mientras la escasez de alimentos y los apagones sacuden a su nación rica en petróleo.

Decenas de miles de migrantes han huido de la agitación política y económica en Venezuela a través de Pacaraima, el único cruce de carreteras hacia Brasil, creando tensión en la frontera. Alrededor de 3,7 millones de personas han abandonado Venezuela en los últimos años, principalmente a través de su vecina occidental, Colombia, según el Banco Mundial.

Ixora Sanguino, de 27 años, barre el piso del autobús y dobla las mantas.

“Nunca pensé que alguna vez viviría en un autobús, y mucho menos en otro país como este”, dijo la madre de tres hijos que tuvo que dejar a sus hijos en Ciudad Bolívar.

“No hay nada en Venezuela en este momento”, dijo.

Cuando cruzó la frontera por primera vez, Sanguino dormía en la calle. El autobús es una mejora, al abrigo de la lluvia tropical. Ahora está tratando de reunir suficiente dinero para comprar un boleto de autobús a Boa Vista, la capital estatal brasileña más cercana, para encontrar trabajo y enviar efectivo a su familia hambrienta en casa.

Los ocupantes de la estructura de metal oxidado, que alguna vez fue un autobús expreso, sueñan con regresar a su país de origen un día cuando las cosas mejoren allí, pero por ahora la supervivencia es una lucha diaria.

El arroz se cocina en una olla sobre el fuego en una parrilla improvisada. Por lo general, comen arroz y huesos, o arroz y pollo cuando hay suficiente dinero entre ellos para comprar carne, dijo.

Un sacerdote español ofrece un desayuno de café y panecillos a 350 venezolanos a diario en su casa de la misión, pero los migrantes deben llegar antes de las 6 a.m. para obtener un lugar, dijo.

El autobús ofrece algo de protección contra los mosquitos y el frío de la noche, dijo Ortiz. Cuando los insectos se ponen malos, él enciende una fogata con cartón para ahuyentarlos.

Está impaciente por mudarse a las bulliciosas ciudades del sur.

“Si tan solo este autobús tuviera un motor, ya habríamos estado camino a Manaus”, dijo.

Con información de Reuters

Ixora Sanguino venezolana cocina jamón fuera de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Los venezolanos Hildemaro Ortiz e Ixora Sanguino yacen en un cartón mientras se despiertan dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Los venezolanos Hildemaro Ortiz e Ixora Sanguino cocinan fuera de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, el 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Erasmo Valderrama salta del autobús donde vive con su padre y otras personas, en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, el 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

El venezolano Erasmo Valderrama se enjuaga la boca junto a un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Erasmo Valderrama, venezolano, juega con un amigo en un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Belki Contreras venezolana se relaja en una hamaca dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Belki Contreras venezolana come mientras está sentada en una hamaca dentro de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

La venezolana Ixora Sanguino barre el piso de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada el 13 de abril. REUTERS / Pilar Olivares

 

Hildemaro Ortiz venezolano se relaja en el interior de un autobús abandonado en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 13 de abril de 2019. Foto tomada 13 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama abandonan el autobús para buscar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Los venezolanos Hildemaro Ortiz y Erasmo Valderrama caminan para recolectar agua en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril de 2019. REUTERS / Pilar Olivares

 

Un autobús abandonado se ve en un campo en la ciudad fronteriza de Pacaraima, Brasil, 14 de abril de 2019. Foto tomada el 14 de abril. REUTERS / Pilar Olivares