Colombia ordena captura de dos jefes del ELN que se habrían refugiado en Venezuela

Fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez. Foto: Cortesía

 

La justicia en Colombia ordenó la captura de dos jefes rebeldes del ELN sospechosos de un mortífero ataque con coche bomba contra una estación de policía, y quienes probablemente están en Venezuela, anunció la fiscalía este lunes.

Los guerrilleros Luz Amanda Pallares, conocida como Silvana Guerrero, y Juan de Dios Lizarazo (Alirio Sepúlveda o David Piñata) deberán responder por terrorismo, homicidio y tentativa de homicidio, entre otros cargos, señaló el organismo en un comunicado.

La fiscalía dijo que los rebeldes forman parte de la Dirección Nacional del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla activa reconocida en Colombia tras el acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC y su transformación en partido.

Según las investigaciones, Pallares y Lizarazo están implicados en el atentado que mató a 22 cadetes, además del agresor, el pasado 17 de enero en la Escuela de Policía General Francisco de Paula Santander, la principal del país, ubicada en el sur de Bogotá.

Los dos “estarían fuera del país, probablemente en territorio venezolano, por lo que se cumplirán todos los trámites administrativos y legales para su ubicación y efectiva captura”, agregó la fiscalía.

A raíz del ataque que se adjudicó el ELN, el gobierno de Iván Duque terminó con los moribundos diálogos que había iniciado su antecesor, el Nobel de Paz Juan Manuel Santos, con el grupo guevarista, tendientes a superar un conflicto armado de más de medio siglo.

Las autoridades creen que varios miembros de la cúpula rebelde se ocultan en Venezuela, con la complicidad de miembros de las fuerzas militares de ese país.

Colombia secunda a Estados Unidos en el cerco diplomático contra Nicolás Maduro y exigen su salida del poder, en medio de la severa crisis económica que castiga al otrora rico país petrolero y ha generado un éxodo de millones de personas.

Maduro rompió relaciones con el gobierno de Duque el 23 de febrero.

Con unos 1.800 combatientes y una extensa red de apoyo, el ELN arreció sus ataques contra la fuerza pública y la estructura petrolera, en represalia por el fin de las conversaciones.

Sin embargo, la organización declaró una tregua unilateral por Semana Santa, que concluirá el 21 de abril.

AFP