Especial lapatilla: Rusia en Venezuela significa inestabilidad política, corrupción y saqueo

El presidente ruso Vladimir Putin (R) le da la mano a su homólogo venezolano Nicolas Maduro durante una reunión en la residencia estatal Novo-Ogaryovo en las afueras de Moscú, Rusia /Foto REUTERS / Maxim Shemetov

 

En su libro ‘Who Lost Russia’ el periodista Peter Conradi relata la tensa relación que hubo entre el presidente de Estados Unidos, George W Bush y su homólogo Vladimir Putin. En la publicación, el periodista explica la transformación del mandatario europeo a raíz del incremento del precio del petróleo. A medida que subía la cotización del crudo, también crecía las intenciones expansionistas de Moscú y las invasiones a Crimea y Georgia así lo confirman.

lapatilla.com

Hoy en Venezuela hay una importante influencia del Kremlin alrededor de todo el ámbito militar y de seguridad y defensa de la nación. Al punto de que tienen poder de decisión en las estrategias que ha implementado el régimen que encabeza Nicolas Maduro para quedarse en el poder. Este respaldo de Rusia está muy lejos de ser ideológico y está basado en millonarios convenios y negocios entre Caracas y Moscú. Quienes hoy ejerce el poder en Venezuela, han cacareado un supuesto apoyo incondicional de Rusia, con la intención de hacer contrapeso al acorralamiento internacional que lidera Washington. Sin embargo, a pesar de las evidencias que ponen en entredicho este acompañamiento, la presencia rusa en el país sí representa un gran peligro para los venezolanos y la región.

La llegada de dos aeronaves rusas con un centenar de soldados el pasado mes de marzo a Caracas recordó la vieja política de ocupación de la antigua Unión Soviética, pero también dejó claro que los intereses de Rusia en Venezuela son múltiples y van más allá de una simple cooperación. La empresa rusa Rosneft ha canalizado más de 17.000 millones de dólares en préstamos al régimen chavista durante la última década a cambio de petróleo venezolano y Caracas ha gastado varios miles de millones de dólares en los últimos 20 años en compra de armamento, aviones y equipos militares a Rusia, de acuerdo con estimaciones del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri).

La intervención de Rusia en el conflicto venezolano aparece con más fuerza en los últimos meses, justo cuando el régimen de Maduro ha sido acorralado internacionalmente, debido al reconocimiento que ha recibido Juan Guaidó como presidente encargado por más de 50 países.

Para la internacionalista María Teresa Romero, la participación de Rusia en Venezuela generará mayor inestabilidad en el país: “La cooperación con el gobierno ruso dará lugar a mayor conflictividad política y violencia, tal y como ocurrió en Georgia y Ucrania“.

La intervención de Rusia en Georgia generó la baja de más de 500 georgianos y casi 200.000 desplazados, pero lo más grave que desató su injerencia fue el nacimiento de Estados Fallidos en Abjasia y Osetia del Sur que hoy son apadrinados por Putin.

“La parte que más perdió como resultado del conflicto fue Osetia del Sur”, según Mchedlishvili, miembro del grupo de expertos de Chatham House que participó en la misión en Georgia. “Económicamente, ahora es una zona muy deprimida, dependen totalmente del financiamiento de Rusia, pero debido a la corrupción, el dinero de Rusia no llega a la población.”, aseguró.

Las ocupaciones rusas en el mundo solo han dejado pobreza, inestabilidad y prolongación de los conflictos. En este sentido, en la medida en que Maduro se aferra al apoyo que le ofrece Moscú, la crisis venezolana apunta a profundizarse y con ella, su impacto sobre la región. La llegada de los soldados rusos a Caracas, así como los ejercicios militares en conjunto con la Fuerza Aérea venezolana, demuestra que el gobierno de Putin ha ganado influencia en la política de seguridad y defensa del país.