Konzapata: Guaidó confirmó en Zulia y Falcón que la Operación Libertad tiene pueblo

Guaidó destaca el espíritu de lucha de zulianos y falconianos / Foto: @jguaido

 

La escena se repite. Asoma un brazo de Juan Guaidó y la gente sabe que es Juan Guaidó. Desde antes que aparezca la mano, ya la gente grita, aplaude, vocea consignas; ya la multitud se mueve, aquí cerca, allá en la distancia hay un remolino. Guaidó de pronto salta y está arriba. En el capó de un carro y el entusiasmo es total. Guaidó es un fenómeno. Lo siguen a él. Le creen a él. Y valoran la propuesta de cambio que plantea. Así lo reseña konzapata.com

Por Por Juan Carlos Zapata

Había que ver lo que ocurrió en Zulia, en Falcón, y en los pueblos de la ruta a Caracas, para entender que en el país hay un espíritu de lucha intacto. Guaidó fue al epicentro de una zona afectada por los apagones desde hace años, desde hace meses, y allí recibió el mensaje directo de que hay que continuar hasta que cese la usurpación y haya elecciones libres. Quienes creían que el fervor había terminado, que el compromiso estaba en riego, se equivocaron. Allá en Coro, en Punto Fijo, estaba aquella gente sin miedo, que había superado obstáculos, que había esperado por horas, a los que le habían dejado sin luz. Gente entregada, como el mismo Guaidó.

También calculó mal el régimen de Maduro que impidió el ingreso de la ayuda humanitaria el 23 de febrero, que detuvo al jefe de equipo de Guaidó, Roberto Marrero, que ha hecho de la represión su principal arma, que ha logrado que Rusia y China se involucren más a su favor, que ha contado con el apoyo militar. Con todos estos logros en la mano, Nicolás Maduro y el grupo en el poder calcularon que la gesta de Guaidó se agotaba. Que, descartada la opción militar, el desánimo se iba a apoderar del pueblo. De hecho, el régimen observó que con el primer apagón la gente no reaccionó. No se movilizó. No pasó nada. En consecuencia, era cuestión de tiempo para que el efecto Guaidó entrara en terreno movedizo. Que la frustración se apoderara de los seguidores. No es casual que un sector de la oposición comenzara a cuestionarlo.

Para leer la nota completa pulse Aquí