La corrupción en Venezuela ha creado una superautopista de cocaína a EEUU

Foto: Captura

 

El tráfico de cocaína de Venezuela a Estados Unidos se ha disparado, a pesar del colapso del país latinoamericano. Y varios funcionarios de EE.UU. y de América Latina dicen que son la propia Fuerza Armada y la élite política de Venezuela las que facilitan el paso de las drogas desde y hacia el país a bordo de cientos de avionetas muy pequeñas sin identificar.

Por: Nick Paton Walsh, Natalie Gallón & Diana Castrillon | CNN

Una investigación de CNN que duró meses rastreó la ruta de la cocaína hasta el norte, partiendo de los campos de Colombia donde se cultiva gran parte, y encontró que el número de vuelos sospechosos desde Venezuela aumentó hasta en 50% de 2017 a 2018, de acuerdo con un funcionario estadounidense. Esto es de unos dos vuelos por semana en 2017 a casi uno diario en 2018. Este año, el mismo funcionario ha visto hasta seis vuelos nocturnos simultáneos surcando los cielos.

Los aviones cargados con cocaína colombiana solían salir desde las remotas zonas selváticas del sur. Ahora despegan del más desarrollado noroeste, cuentan los funcionarios estadounidenses y regionales.

Los funcionarios involucrados en combatir este comercio mortal describen un sistema de correo increíblemente rentable para el gobierno venezolano. “Los narcotraficantes explotan cada vez más la complicidad con las autoridades venezolanas, y más recientemente, el vacío de poder”, nos dice un funcionario estadounidense. Cada envío de cocaína desde Sudamérica es tan lucrativo que los aviones que vuelan los contrabandistas son baratos en comparación; muchos son usados una sola vez y luego, desechados o incendiados apenas aterrizan.

Una porción considerable de las ganancias va a los países por los cuales pasan los estupefacientes, desde las selvas de Colombia, a través de Venezuela y a menudo, hasta la costa de Honduras. CNN tuvo acceso a una imagen confidencial de radar de EE.UU. con las rutas aéreas, fechada en 2018. Muestra las salidas desde el estado Zulia, en el noroeste de Venezuela, los vuelos hacia el norte por el Caribe, y luego los giros súbitos al oeste hacia sus destinos en la costa hondureña y algunos en el propio Caribe. De allí, las drogas son enviadas a México y distribuidas en ciudades estadounidenses.

Lee la nota completa en CNN