Luis Barragán sobre el Esequibo: No debe existir más encargaduría que la del presidente Juan Guaidó

Foto Prensa

 

En el día de ayer la Comisión Consultiva de la Asamblea Nacional aprobó un acuerdo referido a un venidero acto procesal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre el Esequibo. No obstante, a tempranas horas de la mañana se sabía de otras propuestas de acuerdo planteadas por las fracciones parlamentarias que no fueron invitadas a la reunión de dicha comisión, partidarias de una sesión plenaria para tratar el asunto, una vez celebrado – el 18 de los corrientes – el acto de consignación de la llamada Contra-Memoria en La Haya.

En nombre de la Fracción Parlamentaria 16 de Julio, el diputado Luis Barragán manifestó públicamente el malestar generado por la exclusión de una Comisión Consultiva que tampoco está por encima de la plenaria de la Asamblea Nacional, reiterándolo luego de aprobarse el acuerdo en cuestión.

“En todo caso, se trata de una comisión consultiva y no decisoria que no cuenta con las características de la llamada Comisión Delegada, pues, estamos en el curso del primer período ordinario del parlamento. Además, el asunto ha evidenciado el carácter excluyente de la instancia, porque sólo fue tratada una propuesta que, sin el menor intercambio de pareceres, resultó impuesta, aunque fracciones parlamentarias como la 16 de Julio plantearon con tiempo sendos proyectos para la discusión y aprobación reglamentaria a cámara plena”.

Le preguntamos la razón del público cuestionamiento al tratarse de un tema que él mismo califica frecuentemente de grave y delicado, respondiendo:

“Precisamente, porque hemos agotado todos los canales formales e informales para llamar la atención sobre una práctica parlamentaria tan innecesaria como contraproducente. Por lo demás, ilustrativa de la situación, la reunión de la citada comisión generó una circunstancia también anecdótica, porque el diputado Rondón pidió la palabra que no tuvo más remedio que calificar de ‘post-mortem´, luego que la comisión votara la materia”.

Frente a los posibles señalamientos que puedan hacerse sobre el planteamiento público de la cuestión, el diputado Barragán enfatizó:

“Somos exageradamente prudentes al tratar un problema que tampoco está reñido con el ejercicio de la opinión pública. Por lo general, quienes ensayan la descalificación personal, no sólo desconocen las más elementales prácticas parlamentarias y las razones que real y decididamente aportan a la unidad genuina de la oposición, sino la propia historia. Por ejemplo, ignoran lo lejos que llegó la polémica en los tiempos de aprobación de Acuerdo de Ginebra, entre nosotros”.

Finalmente, al pulsar la opinión del grupo parlamentario sobre la idea de nombrar a un encargado de los asuntos del Esequibo y de la Fachada Atlántica, el parlamentario de Vente Venezuela expresó:

“Ante todo, es necesario el quiebre para la transición a objeto de calibrar y decidir el nombramiento. Valga acotar, la Comisión Mixta de Defensa del Esequibo y de la Fachada Atlática, además, debe asumir funciones semejantes a las de las oficinas de la Cancillería que se encargan de Guyana y del Esequibo, en la medida de lo posible. Por ello, al proponer esa Comisión en 2017, aprobada un año después, la Fracción Parlamentaria del 16 de Julio la concibió como generadora de la Política de Estado que aún no tenemos y de seguimiento técnico de la materia, y para eso se nombró, sin necesidad de improvisar sobre encargadurías que compitan con la fundamental de todas: la del diputado Guaidó como presidente de la República”.

Nota de Prensa