Pdvsa pierde a uno de sus mayores proveedores de gasolina

(Foto AFP)

 

 

La española Repsol está suspendiendo los envíos de combustible a Pdvsa debido a los temores de que podría violar las sanciones de Estados Unidos contra la nación latinoamericana, según informara Reuters. El combustible era suministrado por Repsol a Venezuela a cambio de petróleo crudo.

Por DMB | lapatilla.com

Repsol y Pdvsa comenzaron los intercambios de productos desde finales de 2018, y han continuado con el acuerdo hasta ahora, a pesar de las sanciones que han estado vigentes durante tres meses. Esas sanciones prohíben el uso de las instituciones financieras de EE. UU. para realizar negocios petroleros con PDVSA.

No está claro si esta suspensión eventualmente se volverá permanente, según las fuentes de Reuters, en espera del resultado de las conversaciones entre Repsol y Washington.

Refinerías nacionales destartaladas

Pdvsa cuenta con cuatro refinerías en Venezuela, el Complejo Refinador Paraguana de 940 mil barriles diarios de capacidad, integrado por las refinerías de Cardón de 305.000 b/d de capacidad y Amuay de 635.000 b/d de capacidad, la refinería El Palito de 140.000 b/d de capacidad y la refinería de Puerto La Cruz de 187.000 mil b/d de capacidad.

Con la ruinosa gestión socialista, estas refinerías apenas trabajan a mínima capacidad, con muchas de sus unidades inactivas y sin personal capacitado para operarlas.

El CRP, que incluye la refinería Amuay de 635.000 b / d de capacidad y la refinería Cardón de 305.000 b / d de capacidad, actualmente produciendo apenas 70.000 b / d de gasolina terminada al mezclar componentes de gasolina importados con aproximadamente 40.000 b / d de gasolina no terminada producida en Amuay, dijo un funcionario del Ministerio de Petróleo a Argus en marzo de este año.

Un alto funcionario del sindicato petrolero en el CRP dijo que Amuay y Cardón son actualmente “refinerías parciales”. La refinería de El Palito de 140.000 b/d está fuera de línea, y la refinería de Puerto La Cruz de 187.000 b/d está en riesgo de cerrar también porque Pdvsa no tiene los fondos financieros o trabajadores calificados necesarios para mantenerla.

Pdvsa había estado importando más de 100,000 b / d de productos refinados, incluyendo gasolina y nafta de los EE. UU. antes de que Washington anunciara las sanciones petroleras el 28 de enero.

Debido a que las refinerías de Pdvsa apenas operan y hay poco efectivo para pagar a los proveedores, los productos ya escaseaban antes de que entrara en vigencia la prohibición estadounidense. En términos de combustible para motores, parte de la presión se ha mitigado por una disminución de la flota de automóviles y autobuses en las carreteras de Venezuela. O bien los vehículos ya no funcionan debido a la falta de piezas de repuesto, como baterías o neumáticos, o los conductores no tienen a dónde ir en la economía colapsada.

“Menos vehículos operacionales han reducido el consumo de gasolina a aproximadamente 120.000 barriles por día actualmente, de más de 250.000 barriles diarios en 2014”, dijo un funcionario de mercadeo de Pdvsa