“Paramilitares de Maduro: Colectivos de la muerte” por Hernán Porras Molina

Hernán Porras Molina
@hernanporrasmolina

Todos nos hemos enfrentado en vivo o por medio de videos, fotos y redes sociales a la cruda realidad que crean los colectivos paramilitares de Nicolás Maduro en Venezuela. Los grupos familiares de WhatsApp mandan aterrados videos de las pandillas de Maduro haciendo de las suyas. Saqueando, intimando las marchas, disparando a mansalva, arrastrando manifestantes por el cabello, cual película del viejo Oeste.

Estos encapuchados defienden la revolución bolivariana con violencia. Tienen carnets especiales que le dan inmunidad ante los otros organismos de seguridad del Estado, policías municipales e incluso entre el CICPC donde se quejan constantemente diciendo “agarramos a tres delincuentes hoy, sacaron su carnet de los Tupamaros y tuvimos que liberarlos” esta escena se repite a diario en todas las dependencias del CICPC o en las comisarías donde queda algo de decencia. Se dan casos donde hasta los gobernadores, alcaldes chavistas y fiscales del Ministerio Público, llaman directamente a los módulos de la policía para pedir la liberación de las joyitas que algunos policías honestos atraparon haciéndole algún daño a la población civil.

El diario ABC de España en un reportaje del 5 de abril de 2019, titulado “Maduro da a los «colectivos» paramilitares «licencia para matar»” se expone que “El régimen de Nicolás Maduro reparte carnés que autorizan a los miembros de los llamados «colectivos» a portar armas, lo que supone otorgar «licencia para matar» a estos grupos de paramilitares con los que se amedrenta a la población de Venezuela. Así lo denuncia la abogada de derechos humanos Tamara Suju, que ha publicado imágenes de uno de estos documentos a través de su cuenta de Twitter.

En concreto, se trata de una credencial para un miembro del llamado colectivo Alí Primera 4F, de un municipio en la ciudad de Barquisimeto (estado Lara), al que se «autoriza porte de armas de fuego, si la Patria lo requiere».” En estos momentos de gran crisis política Nicolás Maduro, Freddy Bernal y Diosdado Cabello han salido públicamente a apoyar las bandas armadas y a invitarlos a defender la revolución. Esta orden llega con emoción entre los miembros de los colectivos quienes salen dispuestos a matar.

Son millones los venezolanos que aterrados corren cuando llegan los colectivos. Otros más valientes los enfrentan, lo que crea un escenario de guerra civil por escasos minutos, ya que, los colectivos portan armas de guerra, cortas y largas, granadas, bombas lacrimógenas; mientras que la contraparte cuenta solamente con piedras y botellas. Es una guerra civil con paramilitares entrenados incluso dentro de instituciones castrenses. Con motos compradas por los ministerios, alcaldías, dependencias del Estado a donde entran y salen con sus armas largas y cortas, al mejor estilo de cualquier banda criminal que defiende un Cartel contra las amenazas a su negocio diario.

Ya hasta hay colectivos paramilitares con drones, practicando televigilancia en las zonas. Ellos sí tienen permiso para volar esos aparatos” comenta Juan Diego, un sexagenario habitante del 23 de enero, desde dónde dicen que han salido la mayor cantidad de miembros de los colectivos que ahora tienen toda una red por todo el país.

Los paramilitares de Nicolás Maduro cuentan con todo el apoyo gubernamental para disuadir con violencia extrema cualquier candelita. “Candelita que se prenda, candelita que debe apagarse” decía el difundo Presidente Hugo Chávez, dando la orden a que cualquier marcha, manifestación, sea pacífica o no; debía pararse de inmediato.

Un reportaje de Infobae del 29 de abril de 2017, titulado “Los 5 colectivos chavistas más temidos por la población civil de Venezuela” asegura que estos grupos paramilitares “Tienen armas rusas, fueron entrenados militarmente por guerrillas como las FARC y hacen negocios con grupos narcos colombianos como los Rastrojos. Operan principalmente en el barrio 23 de Enero, en el oeste de Caracas y actúan como grupo de tareas del chavismo para reprimir brutalmente a los opositores”.

En dicho reportaje se habla de los Carapaicas, Tupamaros, Alexis Vive, La Piedrita y La coordinadora Simón Bolívar pero hoy en día existen muchos más colectivos y algunos incluso infiltrados por agentes cubanos según han denunciado varios dirigentes de la oposición en redes sociales.

Los colectivos paramilitares de Maduro están organizados por grupos de choque en caballos de hierro (así llaman a las motocicletas que usan) que son los que salen a generar violencia con protección directa de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, FAES, policías municipales o la Guardia Nacional. Estos grupos enfrentan a las masas que protestan pacíficamente para que las protestas lleguen a su fin. Mientras tanto la Guardia Nacional Bolivariana y el FAES no hace nada para controlarlos “si lo hacemos nos metemos en tremendo problema, la orden es hacerse el loco cuando los veamos” comenta un oficial de la GNB que pide no ser identificado.

 

5 Preguntas sobre los Colectivos de la Muerte del régimen de Nicolás Maduro que no debes dejar de leer.

 

¿Qué debe hacer el venezolano de a pie para enfrentar a estos grupos que dicen defender la revolución bolivariana?

Mi recomendación es que tome fotos y video y vaya a poner la denuncia directamente. Postee en Twitter e Instagram a través de cuentas falsas o no, que permita identificar a los violentos. Todo eso debe quedar registrado. Hay ONGs trabajando para que cese la violencia de estos grupos armados. Por ahora denunciar es la mejor arma que tenemos los venezolanos.

¿Qué armas poseen los colectivos de la muerte de Maduro?

Todos estos grupos han tenido entrenamiento militar por parte de guerrillas, la misma Fuerza Armada Nacional Bolivariana, algunos grupos identificados de las FARC y hasta del Ejercito de Liberación Nacional (ELN) de Colombia. Cuentan con múltiples armas, entre los que destacan fusiles portátiles de origen ruso (AK) y granadas, gases lacrimógenos y hasta explosivos. Ya tienen entrenamientos para hacer bombas y son capaces de agredir a cualquier civil. Actualmente vuelan hasta drones con permiso especial para monitoreo y control de civiles. Ellos mismos se consideran un grupo de Defensa de la Revolución.

¿Por qué no son catalogados como terroristas?

Estos grupos reparten actualmente las cajas CLAP (Cajas de Alimentos creadas por el gobierno y repartidas a grupos familiares por todo el país) y dicen hacer una labor social constante para luchar contra la “guerra económica imperialista”. Son los que controlan el alimentos en los barrios y tienen a todo el mundo controlado y censado. Infunden terror jugando con la miseria humana.

¿Participan estos grupos en tareas catalogadas como delincuencia organizada?

Sí. Todos estos grupos son alimentados directamente con dinero del narcotráfico y del Estado, tejiendo una red de lavado de dinero y venta de drogas por todo el territorio venezolano. Son los responsables del “menudeo” de drogas en los barrios de Venezuela y mantienen control absoluto de armas y distribución de drogas. Hay grupos también trabajando directamente en el secuestro de dirigentes, empresarios y hasta niños, con el aval gubernamental y ni hablar del robo de vehículos con secuestro o sin ellos. A raíz de la crisis actual de repuestos de vehículos en Venezuela, se dedican también a robar vehículos y “picarlos” para venderlos por parte.

¿Debo dejar de protestar por culpa de los colectivos?

Ese es precisamente el  objetivo del Régimen de Nicolás Maduro. Amedrentar. Crear miedo en la población para que dejemos de protestar por el desastre económico, político y social que vive Venezuela. Si usted deja de protestar por culpa de los colectivos ya cayó en la trampa del gobierno. Todos los venezolanos tenemos que darnos cuenta que somos muchos más y que si logramos organizarnos podemos acabar con todos los grupos violentos del régimen de Nicolás Maduro. Por ahora no hay que dejar de protestar y documentar absolutamente todo.


Hernán Porras Molina

@hernanporrasmolina

Director de EntornoInteligente