Elliott Abrams sobre los comunistas gringos que ocupan embajada de Venezuela: Están violando la ley, tienen que irse

Los manifestantes se ubican frente a la entrada de la Embajada de Venezuela en Washington, EE. UU., 25 de abril de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton

 

 

El representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela dijo este jueves que corresponde al representante del presidente encargado Juan Guaidó -reconocido por más de 50 países como presidente- decidir el momento de la salida de los comunistas gringos  que ocupan la embajada de Caracas en Washington desde el pasado 20 de marzo.

lapatilla.com

“Este es un asunto que debería ser discutido entre el embajador (Carlos) Vecchio y las fuerzas de seguridad“, dijo Elliot Abrams en una rueda de prensa en Washington.

Abrams indicó que ese es un “territorio soberano venezolano” y dijo que los activistas, que ocupan desde hace dos semanas el edificio con la anuencia de los diplomáticos del régimen de Nicolás Maduro, “tienen que irse”.

Abrams dijo que esas personas están “claramente infringiendo la ley”.

El funcionario subrayó que “no hay capital en el mundo, no hay Gobierno en el mundo que permita eso”.

“Ninguno, y nosotros tampoco, lo vamos a permitir”, puntualizó Abrams, quien, no obstante, consideró que es Vecchio, quien debería definir las circunstancias de un hipotético desalojo de los manifestantes, aunque agregó que este ya ha solicitado a los activistas que evacúen el lugar.

El Gobierno del presidente Donald Trump había fijado este jueves como fecha límite para que los diplomáticos de Maduro se fueran.

Abrams defendió que la embajada es “territorio soberano de Venezuela” e indicó que la Administración estadounidense “respeta y reconoce” a Vecchio como el “embajador”.

El edificio de cuatro plantas ubicado en el elegante barrio de Georgetown está cerrado al público, después de que la mayoría de los diplomáticos dejaran el país tras perder su estatuto, cuando Estados Unidos se convirtió en uno de los primeros países en reconocer a Guaidó. La fachada de la embajada venezolana exhibe enormes pancartas en las que se lee “no a la guerra por petróleo”, “stop al golpe”, “paz” o “no a las sanciones letales”.

Los últimos funcionarios que quedaban oficialmente como emisarios extranjeros, por ser representantes ante la Organización de Estados Americanos (OEA) ya abandonaron la instalación, dijo a la AFP una fuente reservada.

Venezuela, sumida en una debacle económica sin precedentes en la historia reciente de la región, vive desde enero un pulso por el poder entre el jefe parlamentario Guaidó, reconocido como presidente interino por Estados Unidos y más de 50 países, y   Nicolás Maduro, aferrado al cargo con apoyo de los militares y de Rusia y China.

Hay un embajador venezolano ante Estados Unidos y él les dijo que tenían que irse“, afirmó Abrams.

El plazo para que la delegación de Maduro abandonara el edificio expiraba este jueves pero los activistas aseguran que no se moverán de allí y convocaron una rueda de prensa a las 12H00 hora local.

Su objetivo, según la organización Code Pink, es evitar que “la oposición venezolana tome el edificio diplomático que pertenece al gobierno electo”, en referencia a Maduro.

Para ello organizaron “una vigilia las 24 horas, los siete días de la semana para proteger la embajada”, que se mantiene desde hace dos semanas.

Saboteo a Abrams

 

Abrams, uno de los ideólogos de la estrategia de Estados Unidos contra el régimen de Maduro, participó hoy jueves en el encuentro “Venezuela After Maduro: A Vision for the Country’s Future”, en el centro de pensamiento Atlantic Council, al que también asistió Vecchio.

La intervención de Abrams fue interrumpida por una de las comunistas del grupo de activista Code Pink, mientras los otros se quedaron en la embajada venezolana.

La mujer, que fue retirada por guardias de seguridad, portaba una pancarta en la que denunciaba un “golpe de Estado” en Venezuela y arengas contra de Guaidó.

El pasado 18 de marzo, representantes de Guaidó ocuparon el Consulado de Venezuela en Nueva York y de dos edificios del Ministerio de Defensa en Washington.

Con información de AFP y EFE

A protestor is restrained by security during a discussion at the Atlantic Council on the future of Venezuela in Washington, DC, on April 25, 2019. (Photo by NICHOLAS KAMM / AFP)
ELX02. WASHINGTON (EEUU), 25/04/2019.- Una activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” interrumpe al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país” celebrado este jueves en el Atlantic Council en Washington (EEUU). EFE/ Erik S. Lesser
ELX02. WASHINGTON (EEUU), 25/04/2019.- Una activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” interrumpe al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país” celebrado este jueves en el Atlantic Council en Washington (EEUU). EFE/ Erik S. Lesser
La activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” Paki Wieland (dcha) saluda a su colega Ariel Gold tras interrumpir ésta al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país”, en la embajada venezolana de Washington (EE.UU.). EFE/Jim Lo Scalzo

 

La activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” Ariel Gold (c) muestra el cartel con el que interrumpió al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país”, en la embajada venezolana de Washington (EE.UU.). EFE/Jim Lo Scalzo

 

La activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” Ariel Gold (c) muestra el cartel con el que interrumpió al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país”, en la embajada venezolana de Washington (EE.UU.). EFE/Jim Lo Scalzo

 

La activista del grupo pacifista y de izquierdas “Codepink” Ariel Gold (c) muestra el cartel con el que interrumpió al enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, durante su discurso en el panel “Venezuela después de Maduro: Una visión para el futuro del país”, en la embajada venezolana de Washington (EE.UU.). EFE/Jim Lo Scalzo

 

Varios chavistas erigidos en “colectivo” protestan en la embajada venezolana de Washington (EE.UU.). Los últimos diplomáticos en Washington fieles al presidente venezolano, Nicolás Maduro, abandonaron la embajada de su país en la capital estadounidense, pero en su interior queda un centenar de chavistas que la defienden de los enviados del líder opositor Juan Guaidó. EFE/Jim Lo Scalzo

 

Una niña sostiene un cartel mientras los manifestantes se paran frente a la entrada de la Embajada de Venezuela en Washington, EE. UU., 25 de abril de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton
Las puertas cerradas con cadena y candado en la entrada de la Embajada de Venezuela en Washington, EE. UU., 25 de abril de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton
Los manifestantes se ubican frente a la entrada de la Embajada de Venezuela en Washington, EE. UU., 25 de abril de 2019. REUTERS / Shannon Stapleton