José Romero: Los Negociadores

En cuántas películas un grupo de delincuentes atracan un banco, pero son descubiertos, llegan las autoridades, los delincuentes toman a las personas presentes como rehenes y surge la imperiosa necesidad de negociar con esos delincuentes para que se entreguen y los rehenes salgan ilesos?

Usted ha visto, en la realidad o en alguna película, que las autoridades acepten la palabra de los delincuentes que van a mantener la integridad de los rehenes, sin liberarlos, pero, además, los negociadores aceptan dejar el Banco en manos de los delincuentes, nombrando uno presidente del mismo, otro como contralor?, cuestión que es absurda e inaceptable.

Más o menos eso, es la descripción de las supuestas negociaciones que venían sosteniéndose con la cúpula alrededor de Maduro, como si el problema intrínsecamente, se tratase de sacar a Maduro de la ecuación y eso resolviese todo el asunto. Es decir, dejar a Vladimir Padrino en el ministerio de la Defensa y a Maikel Moreno en la presidencia de un TSJ que nunca se aceptó como legítimo, es una opción impresentable.

Quienes, en un ejercicio de simplificación que resulta triste, comparan este escenario con lo ocurrido en Chile, donde, primero, hubo un plebiscito donde participó el pueblo, luego, quedó Pinochet al mando de las Fuerzas Armadas chilenas, pero, por muy despreciable que fuese Pinochet, sus resultados económicos en la administración pública eran totalmente distintos a los que muestran Maduro y sus cómplices, y Pinochet no estaba involucrado en narcotráfico, terrorismo y acciones de delincuencia organizada internacional…

Para una futura negociación, luego de lo ocurrido el 30/04, quedan tres situaciones a considerar como debilidades para el régimen:

1- Se implosionó el SEBIN. Además del evidente salto de talanquera del director, el casi enfrentamiento armado entre ellos y la DGCIM, falta saber qué tan grave fue la sustracción de información sensible de esa institución…

No se puede pensar que no está comprometida su estructura y capacidad de ser efectiva. Por ahora su principal misión es ver quién sobrevive de la cacería de brujas, mientras se descuidan tareas que, en estos precisos momentos, son vitales para la sobrevivencia del régimen…

La procesión va por dentro.

2- Haber perdido el control sobre el rehén de mayor valor que era Leopoldo López,  de por sí es gravísimo, peor aun fue la forma en que se produjo su salida, acompañado por quienes se suponía eran sus custodios y el hecho de que nadie hizo nada por recapturarle aunque todo el mundo sabía en tiempo real dónde y con quién estaba.

3- Que se mostraran, por pocos que fueran, militares activos, uniformados y armados, apoyando al gobierno democrático, junto a Guaidó y Leopoldo, manifestando su sufrimiento y rechazo a una situación insoportable; igualmente, sabiendo dónde y con quiénes estaban,  sin que nadie fuese a detenerles… O, peor, aún: – No hubo nadie que obedeciese la orden de ir a capturarles.

– No hubo nadie que girara esas órdenes.

No sé cómo todavía hay gente que trata de mostrar esto como una derrota nuestra…