No se quede ciego, COMA HUEVO… y para las úlceras… ¡gusanos!

Fotos: REUTERS/Francois Lenoir

Comer huevos con regularidad podría proteger contra la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), la causa más común de ceguera entre los mayores de 50 años, informa la revista Clinical Nutrition.

Investigadores australianos monitorearon a 3,654 personas mayores de 15 años y encontraron que aquellos que informaron que comían de dos a cuatro huevos por semana tenían un 49 por ciento menos de riesgo de ‘DMAE incidente incidental’ en ese tiempo, en comparación con los que comían menos de un huevo por semana.

Los huevos son una fuente naturalmente rica de carotenoides, la luteína y la zeaxantina, que podrían modificar la progresión de la DMAE.

La DMAE (degeneración macular asociada a la edad) es una enfermedad degenerativa de la mácula o zona central de la retina y de mayor sensibilidad visual y representa la primera causa de ceguera en mayores de 65 años en los países industrializados.

Esta patología provoca un deterioro progresivo del epitelio pigmentario retiniano (capa que recubre la retina y que la nutre) y de las células de la mácula (donde se concentra un mayor número de conos o fotorreceptores responsables de la agudeza visual y la discriminación de colores). Como consecuencia, se produce una pérdida gradual de la visión central y de detalle.

Magnetoterapia para la depresión

Según la investigación de la Universidad de Cornell en los Estados Unidos, la terapia magnética es eficaz para la depresión que no ha respondido a otros tratamientos.

El Journal of Affective Disorders informa que los pacientes que tuvieron tres sesiones de terapia magnética de dosis bajas tuvieron casi el doble de mejoría que los que recibieron un placebo.

El tratamiento, donde el paciente se acuesta boca arriba con la cabeza dentro de un dispositivo que produce la estimulación, mostró mejoras después de dos días de tratamiento.

“Este es el primer estudio que demuestra los efectos de esta terapia para mejorar el estado de ánimo en la depresión resistente al tratamiento”, dijeron los investigadores. Se cree que funciona al hacer que las células nerviosas se vuelvan más activas y mejorar las conexiones cerebrales.

¿La respuesta a las úlceras? Gusanos

Un estudio de Irán confirmó el poder curativo de los gusanos para las heridas infectadas.

Cincuenta pacientes con úlceras en los pies que no se habían curado durante al menos tres meses se dividieron en dos grupos. Ambos fueron tratados con antibióticos y se les limpiaron las heridas; a un grupo también se le administró tratamiento con gusanos, donde se colocaron larvas de mosca vivas en la herida.

Los resultados en el Journal of Wound, Ostomy, and Continence Nursing muestran que el número de heridas infectadas se redujo significativamente después de 48 a 96 horas en aquellos que recibieron la terapia con gusanos en comparación con los que recibieron atención estándar.

Se cree que los gusanos comen tejido muerto que retrasa la cicatrización de heridas y liberan compuestos que combaten las infecciones.

Fuente: DailyMail