Laureano Márquez en el NYT: Los juegos por el “Trono de Hierro” en Venezuela

 

¿En qué se parece Juego de tronos a Venezuela? La primera similitud es que si te perdiste un capítulo, tanto en el país como en la saga, no entiendes nada de lo que está sucediendo.





Por ejemplo: si no sabes que la oposición —el grupo de partidos y líderes políticos que se han opuesto al régimen de Nicolás Maduro— fue burlada en los intentos de diálogo en Santo Domingo no entenderás por qué la actual dirigencia opositora es tan renuente a un diálogo sin garantías de cumplimiento de los acuerdos. Ese diálogo fracasó a principios de 2018, cuando el mediador, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, estuvo parcializado por la postura de Maduro.

Por: LAUREANO MÁRQUEZ / NYTIMES.COM/ES

Si te perdiste el capítulo en que el “rey loco” se robó las elecciones, no podrás entender por qué, con una desaprobación de más de 80 por ciento en contra el régimen, la gente no sale a votar en unos comicios en los que ya perdió toda la confianza. Si desconoces que Maduro tiene gente armada en las calles, tan violentos y dispuestos torturarte y matarte como Drogo (palabra —qué coincidencia— que en el lenguaje popular venezolano designa al que está bajo el efecto de las drogas), nunca comprenderás por qué, a pesar del gran descontento en contra del régimen, muchos tienen temor de salir a manifestarse en las calles para expresar su disgusto.

Sin embargo, así como Juego de tronos tendrá su ansiado desenlace esta noche, también la usurpación de poderes en Venezuela está llegando a su término con la reciente aparición en escena de Jon Guaidó, un legítimo aspirante al Trono de Hierro. Pero demos un repaso a la historia.

El comienzo

Al igual que en Juego de tronos, en Venezuela todo comenzó con la confederación de los siete reinos, que fueron las provincias iniciales de la Capitanía General de la Venezuela (de allí las siete estrellas iniciales de la bandera). Estos siete reinos tuvieron varias guerras, muy crueles y devastadoras todas. La primera contra España por la independencia de los reinos. Alcanzada la autonomía de la península, pelearon entre sí durante un siglo (el XIX) y llegaron al siglo XX en manos de dictaduras militares, tiempo en que los guerreros uniformados se adueñaron del poder.

Mucho costó sentar a los demócratas en el Trono de Hierro, pero se mantuvieron allí durante casi cuatro décadas, los mejores años de los siete reinos. Al final, corrupción, injusticias y pobreza acumulada en un territorio de riquezas dio al traste con la civilidad y llevó al trono a Hugo I, de la casa Chávez de Barinas. El rey Hugo I, con la promesa de salvar a los pueblos de la indolencia y corrupción, terminó construyendo el régimen más despótico y corrupto que jamás habían conocido los siete reinos.

Para leer el artículo completo pulse aquí