Maduro, Comandante en Jefe de las torturas en Venezuela, por Tamara Suju Roa

20 años no son nada en los ciclos históricos del mundo, 6 años son un poco más de un quinquenio, un periodo presidencial si acaso en los libros de historia. Pero cuando esos 20 años son la destrucción total de un país, y su último quinquenio será recordado como el tope de dicha destrucción, el que produjo el éxodo de población más grande conocida en el continente americano, con la mortandad innumerable de niños, mujeres y hombres por hambre y falta de medicinas inducida desde la presidencia, con la cifra escandalosa de más de 13 mil ciudadanos detenidos por motivos políticos, dos centenares de muertos en manifestaciones, miles de personas heridas, muchas de ellas con inhabilitaciones físicas de por vida, y centenas de personas torturadas en las mazmorras políticas, ese quinquenio debe ser especialmente marcado en todas las referencias históricas para que nunca más se repita en nuestro continente.

Nicolás Maduro sabe y conoce de las Torturas, sus ejecutores, las cárceles y centros clandestinos donde son ejecutadas, quienes las sufren y quienes las ejecutan. Nicolás Maduro es el Jefe de la estructura represiva, desde donde usurpa el poder, además de ser su comandante en Jefe, del cual se vanagloria marchando con ellos y condecorándolos por reprimir a la población civil, tal y como hizo otorgándoles condecoraciones a quienes reprimieron, asesinaron e hirieron a nuestros jóvenes en Caracas el dia 30 de Abril. Entre los “condecorados” en el acto que se llevó a cabo en la sede de Infantería de Marina en el Estado Vargas, estuvo el comandante del REDI Capital, Alexis Rodríguez Cabello, quien recibió la máxima condecoración por reprimir sistemáticamente a los ciudadanos. Luego condecoró al Cnel. César Mendoza Medina, al TCnel. Martin Valarde y al Mayor Félix Colmenares, responsables del orden público en la misma fecha, y a los conductores de las tanquetas, que no se quedaron sin el pedazo de Hojalata en el pecho en su carácter de “caballeros”.

-Nicolás Maduro es el Jefe de Néstor Reverol, a quien mienta ministro de justicia, jefe de la mafia de todo lo relacionado con la represión sistemática, el narcotráfico y su repartición de bienes incautados y la principal cabeza de la impunidad por omisión.
-Nicolás Maduro es el Jefe de Vladimir Padrino, a quien mienta ministro de la defensa, por lo tanto, después de Nicolás, jefe de los Crímenes de Lesa Humanidad cometidos por miembros de la FAN.
-Nicolás Maduro es el Jefe de Remigio Ceballos, comandante del CEOFAN, desde donde se planifica junto con los cubanos, absolutamente toda la represión sistemática, seguimiento, amedrentamiento y encarcelación de los venezolanos demócratas.
-Nicolás Maduro es Jefe de todos los oficiales jefes de los Zodi y los Redi, de todos los comandantes y personal militar a cargo de salir a las calles a reprimir, asesinar, herir, detener y torturar.
-Nicolás Maduro es el Jefe de Iván Hernández Dala, director del cuerpo de inteligencia militar que tiene a su cargo, las más temibles torturas contra persona alguna que yo haya podido registrar en dos décadas. Hernández Dala ha dado la orden de desaparecer expedientes de la represión en Tribunales Militares, como si eso pudiera evitar que no se conozca sobre su responsabilidad.
-Nicolás Maduro es el comandante en Jefe de Néstor González López, director del SEBIN, el rostro de las torturas en ese organismo en su quinquenio.
-Nicolás Maduro es el comandante en Jefe del Coronel Hannover Guerrero, y todo el personal identificado en anteriores entregas que trabaja en su sede en Boleíta, y que se presta para torturar a los ahí detenidos sin piedad. Entre ellos, el May Granko Arteaga, quien encabeza el DGCIM paralelo integrado por 300 hombres civiles, incluyendo ex presidiarios.

Podría pasarme el dia nombrando a los súbditos de Nicolás el usurpador, pero quiero referirme a su expresa responsabilidad ante la Justicia Internacional. Nicolás Maduro esta denunciado ante la Corte Penal Internacional como cabeza de mando en la comisión de Crímenes de Lesa Humanidad en Venezuela. La responsabilidad penal es personal. Su inducción, omisión e inacción por la comisión de dichos crímenes esta a la vista, porque jamás podrá decir que en Venezuela, no se han asesinado a manifestantes, no han ocurrido detenciones arbitrarias, no han torturado con los métodos mas crueles a civiles y militares utilizando la violencia sexual inclusive, no han ejecutado desapariciones forzadas temporales, todo esto en el marco de la represión sistemática continua, además, induciendo la peor crisis humanitaria del continente a través de su negación y no aceptación de dicha crisis, de la corrupción y robo de los bienes y divisas de todos los venezolanos para su beneficio personal y la de sus ladrones y corruptos más cercanos, ocasionando que por lo menos, el 89% de la población viva en la pobreza, 7 millones de venezolanos estén desnutridos y los hijos de la patria estén comiendo de la basura, caminando como zombis abandonados en las calles, exhibiendo sus huesos con la mirada perdida de dolor y sufrimiento que les trae el estómago vacío.

No me cabe la menor duda que Nicolás Maduro va a rendir cuentas ante la Justicia al igual que todos sus colaboradores que han hecho tanto daño a seres humanos, a mis compatriotas, a aquellos que lloran sus heridas, a aquellos que lloran a sus muertos. Mi llamado sincero es para los venezolanos decentes que conforman las Fuerzas Armadas Nacional y los Organismos de Seguridad, que rechazan y lo sé, todos estos actos de barbarie: no se hundan en la comisión de dichos crímenes con el Tirano de América. Ustedes están a tiempo de cambiar su historia, para que el dia de mañana no sean recordados en “masas” como los ejecutores de los crímenes de Nicolás Maduro.