Senador Graham pide que EEUU intervenga militarmente en Venezuela como hizo en Granada

Graham
ANNA MONEYMAKER TNS – El Nuevo Herald

 

Un senador federal y ex candidato presidencial de Estados Unidos dijo que las fuerzas armadas norteamericanas deben invadir Venezuela si Cuba no retira de inmediato sus fuerzas de seguridad del país sudamericano, y dijo que Cuba es el Irán de las Américas.

Por: Alex Daugherty / El Nuevo Herald

En una columna de opinión publicada electrónicamente en The Wall Street Journal el miércoles, el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur que lidera la Comisión Judicial del Senado, comparó favorablemente una acción militar estadounidense en Venezuela con la invasión de Granada en 1983, una operación que duró aproximadamente una semana y llevó al derrocamiento del gobierno militar de esa pequeña isla caribeña.

“Creo que la opción militar tiene que ser real, pienso que la solución definitiva es sacar a Cuba [de Venezuela]”, dijo Graham en una entrevista con McClatchy. “Si Cuba se va, Maduro se va también, y tenemos un historial de enfrentar intervenciones de Cuba en el pasado. Este es un momento definitorio para la presidencia de Trump en términos de cómo hacer frente a Cuba”.

Las declaraciones de Graham son la exhortación más específica a una intervención militar en Venezuela de un legislador federal. El senador floridano Rick Scott ha exhortado a que las fuerzas armadas de Estados Unidos faciliten la entrega de asistencia humanitaria en Venezuela y que impongan un bloqueo naval a la isla para impedir el envío de crudo venezolano a La Habana.

Cuando se le preguntó sobre la envergadura de la fuerza militar necesaria en Venezuela, Graham no dio detalles específicos, pero dijo que la meta es “restaurar el orden”.

“No es para ocupar Venezuela, pero si Maduro se niega a marcharse y los cubanos siguen usando su aparato militar para mantenerlo en el poder, desde el punto de vista de la seguridad nacional nos interesa hacer en Venezuela lo que Reagan hizo en Granada”, dijo Graham.

Para seguir leyendo la nota en El Nuevo Herald, pulse aquí.