Doctor Rafael Arreaza: Más de Diez mil pacientes renales en riesgo de muerte por política criminal del régimen

 

A juicio del doctor Rafael Arreaza, especialista en Seguridad Social, el régimen utiliza la “paz” eterna de los pacientes como política de salud en Venezuela, al negarles cualquier tipo de tratamiento para sus patologías.

Destacó el ex presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), y directivo del Centro Popular de Formación Ciudadana (CPFC), que todos los días mueren niños por falta de atención médica en todo el territorio nacional. “Se hace más patético ver que en el Hospital Pediàtrico J.M. De Los Ríos, a diario fallece un niño en lista de espera por un procedimiento, que en el otrora país o en cualquiera civilizado en el mundo, se acostumbra a realizar de rutina”, acotó.

En este orden de ideas denunció que en la actualidad existen más de de. Diez mil pacientes renales a quienes dijo que el General Rotondaro les otorgó la paz eterna en sustitución al tratamiento de Diálisis. “Los enfermos de VIH viven los peores momentos de su existencia, porque fueron abandonados a su suerte y excluidos en su totalidad del sistema de salud público”, enfatizó.

– Estamos ante la epidemia de Malaria más grande de la historia de la humanidad por sus características. No obstante, aunque la ignorancia y el despropósito la quieran esconder, una gran estela está dejando a su paso y llevándose más personas a la paz eterna, manifestó.

Asimismo, Arreaza dijo que la falta de vacunación ha traído como consecuencia la reaparición de las enfermedades erradicadas desde hacía muchos años, exponiendo así a los niños más vulnerables, a la miserable política de salud de este régimen.

– Enfermedades de todo tipo cursan sìn tratamiento por carencias de toda índole en esta emergencia humanitaria compleja en situación de escalamiento en la que nos han colocado.

La complejidad del cuadro actual supera las posibilidades de dar respuestas reales por parte del régimen de destrucción nacional, mientras el desastre se acrecienta y se agudiza, amenazándonos a todos con una prematura paz eterna, sentenció el doctor Rafael Arreaza.