Muertes de niños expone crisis infantil de Venezuela

Los familiares cargan un ataúd que contiene el cuerpo de Erick Altuve, un niño de 11 años que murió de problemas respiratorios mientras se encontraba bajo el cuidado del cáncer de estómago en el hospital público José Manuel de los Ríos, en el barrio de Petare en Caracas, Venezuela, 30 de mayo. 2019. Foto tomada el 30 de mayo de 2019. REUTERS / Ivan Alvarado

 

Entre las muchas tragedias de la crisis humanitaria de Venezuela, el último en llegar a la gente a protestar en las calles es la secuencia de las muertes de niños que esperan un trasplante de médula en el hospital José Manuel de los Ríos. Así lo reseña folha.uol.com.br

Por Sylvia Colombo

El principal hospital infantil del país, así como las demás instalaciones médicas estatales de Venezuela, fue perdiendo su capacidad de atender a niños con distintos tipos de cáncer a lo largo del tiempo.

Aunque tiene 420 camas y, hasta hace poco, capacidad para mantener la atención con la casa llena, el hospital ahora presta asistencia a sólo 86 pacientes, por falta de recursos para cuidar el flujo de otros tiempos.

Sólo en mayo, murieron cuatro niños que esperaban un trasplante de médula. Y en el más reciente, Erick Altuve, 11, el último día 26. Los cuatro eran parte de un grupo de 30 chicos a la espera de un trasplante de médula en ese hospital, . Ahora, quedan 26.

También en mayo murieron otras dos, Yoider Carrera, 2, y Nicole Díaz, 3, que no esperaban un trasplante, pero cuyos tipos de cáncer el hospital no tenía recursos necesarios para el tratamiento.

Una multitud acompañó el velorio de Erick. Los padres de los otros niños, muertos o en espera de trasplante o tratamiento, ya venían convocando manifestaciones en la puerta del hospital hace cinco meses.

La muerte del niño parece haber sido la gota de agua. Después de las protestas, el dictador Nicolás Maduro afirmó que el recorte de fondos para el hospital se produce debido a las sanciones norteamericanas y por complicidad de la oposición venezolana, que las estarían estimulando.

“Este discurso es absurdo, ya que fue Maduro quien no quiso renovar un convenio que teníamos con el gobierno de Italia, que nos ha ayudado con más de 80 trasplantes en los últimos años”, dice a Folha la diputada Manuela Bolívar, del partido Voluntad Popular. Además, dice ella, los padres están recogiendo varias acusaciones contra los directores del hospital que, según ellos, estarían desviando medicamentos -hasta los medicamentos para aliviar el dolor de los niños.

Para leer la nota completa pulse Aquí