Banca venezolana a la espera de los nuevos billetes #13Jun

Foto: BCV

 

Los bancos venezolanos se encuentran este jueves a la espera de recibir los tres nuevos billetes que, según el Banco Central (BCV), comenzarían a circular desde este día en el país, luego de que la inflación se llevara por delante el valor del cono monetario que entró en vigencia hace casi 10 meses.

Efe visitó al menos 15 entidades bancarias, públicas y privadas, incluidas las sedes principales, y ninguna había recibido este jueves las piezas de 10.000, 20.000 y 50.000 bolívares, equivalentes hoy a 1,62; 3,24 y 8,11 dólares, respectivamente, según el cambio oficial.

Trabajadores de las sedes financieras estiman, incluso, que las nuevas piezas lleguen en un par de semanas o en “un mes”.

“La banca se enteró el miércoles, no había información”, indicaron a Efe fuentes del sector financiero, que consideraron que tras 17 meses en hiperinflación “es una buena noticia, pues están más acordes con la realidad de la economía”.

Asimismo, a efectos del transporte de valores “permitirá mayor eficiencia”, por cuanto ocuparán menor volumen que los actuales billetes, cuyas denominaciones son de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares el de más valor, que equivale a menos de 10 centavos de dólar.

Las mismas fuentes señalaron que el Banco Central comunicó de manera oficiosa que en una primera etapa estos nuevos billetes serán distribuidos solo por taquilla, “en los cajeros automáticos se seguirá dispensando los billetes” de baja denominación.

El anuncio de la introducción de estos nuevos billetes a la economía venezolana ocurre también en medio de una escasez de papel moneda que lleva más de dos años.

Los bancos otorgan en las oficinas bancarias un límite máximo diario de 6.000 bolívares (poco menos de un dólar) y 3.000 bolívares a través de los cajeros automáticos.

La situación ha provocado que cientos de venezolanos hagan largas filas a las afueras de las entidades financieras, sobre todo en el interior del país donde fallan la luz, el internet y el servicio telefónico.

EFE