¿Y Venezuela pa’ cuándo? Obispo exorcista lanza desde un helicóptero agua bendita a una ciudad malvada

Obispo
Monseñor Rubén Darío Jaramillo, obispo de la diócesis de Buenaventura

 

La idea de este exorcismo es de monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de la Diócesis de Buenaventura, quien tiene el respaldo de la Armada.

Por Fabrit Cruz / Blu Radio

Desde un helicóptero de la Armada Nacional, un obispo de la Iglesia católica piensa arrojar agua bendita para sacar el demonio de Buenaventura e intentar que cese la violencia en esa capital distrital en el Valle del Cauca.

Este anuncio se da después de que hace ocho días encontraran a una niña de 10 años, sin vida y con signos de tortura.

La idea de este exorcismo es de monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de la Diócesis de Buenaventura, quien tiene el respaldo de la Armada Nacional para sobrevolar, el Puerto y derramar agua bendita a toda la población, por cantidades, para así, sacar esos demonios que la están destruyendo.

“Queremos hacer una vuelta por toda Buenaventura, desde el aire, y regar agua bendita a ver si de pronto exorcizamos, sacamos esos demonios que están destruyendo el puerto, para que la bendición de Dios venga y saque toda esta maldad que invade nuestras calles”, afirmó.
Entre enero y mayo de este año van 51 asesinatos en la ciudad, 20 homicidios más que el mismo periodo del año anterior.

El exorcismo está programado para mediados de julio próximo, durante las fiestas patronales de la ciudad distrital, agregó el jerarca de la Iglesia católica