Especial lapatilla: Influencia rusa en Venezuela y la región, el proyecto de reconquista de Vladimir Putin (Video)

níquel
El presidente ruso Vladimir Putin (R) se reúne con su homólogo venezolano Nicolas Maduro en la residencia estatal Novo-Ogaryovo en las afueras de Moscú, Rusia, el 5 de diciembre de 2018. REUTERS / Maxim Shemetov

 

En el año 2013, el presidente ruso Vladimir Putin firmó un manifiesto de nombre “Concepto de la política exterior de la Federación Rusa” (CPER). En este documento el mandatario esbozaba las líneas estratégicas que fundamentarían la política internacional de su país para los próximos años, entre las cuales estaba la relación con Estados Unidos, el ingreso a la Organización Mundial del Comercio, las crisis del Miedo Oriente y la vinculación con América Latina.

Por lapatilla.com

Este último es un punto realmente álgido, pues los Estados Unidos han acusado a Rusia de utilizar a Venezuela en los últimos años para expandir su influencia en la región. El director para América Latina del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Schetinin, aseguró hace unos meses que los vínculos de su país y los países latinoamericanos no son coyunturales. Esta declaración fue vista por algunos analistas internacionales como una clara demostración de lo estratégico que es para Rusia revivir la influencia que tuvo en algún momento la Unión Soviética en la región.

¿Cuáles son los verdaderos intereses rusos en la región?

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética se posicionó en el hemisferio americano para contrarrestar el poder estadounidense. Su principal centro de influencia fue Cuba, país que recibió cuantiosos recursos y préstamos para evitar el colapso del modelo económico impulsado por Fidel Castro. Sin embargo, las ayudas soviéticas hacia Cuba no fueron gratis, al punto que en el año 2000 en un viaje a La Habana, Putin renegoció la deuda de 32.000 millones de dólares de este país con su gobierno. Hoy todavía la isla continúa pagando este crédito.

Pero, Cuba no fue el único país endeudado durante época. En su ensayo “Russia turning on Latin America”, el experto ruso Yuri Paniev detalla las relaciones comerciales ruso-latinoamericanas durante la Guerra Fría. El documento señala que durante este periodo los países de la región establecieron acuerdos con El Kremlin que terminaron siendo sumamente desventajosos para sus economías, llegando incluso a acumular deudas con altos intereses.

Estos intereses comerciales rusos del siglo pasado parecen revivirse en esta época. El valor de los contratos que Rusia ha firmado con Venezuela supera los 20 mil millones de dólares. Si bien es cierto que este es el convenio más lucrativo de Rusia en el siglo XXI en el continente, no es el único. Moscú le ha vendido desde 2004 misiles antitanques, helicópteros y vehículos para el transporte de tropas a países como Perú, Colombia, Brasil, Ecuador, Nicaragua y Argentina.

Los intereses económicos no son la única apuesta de Rusia en la región. La influencia geopolítica y la búsqueda de aliados es también una de las grandes maniobras de Putin en el hemisferio. Famil Ismailov, editor del servicio ruso de la BBC, señaló en una entrevista que “el gobierno de El Kremlin está siendo oportunista a la hora de buscar amigos entre los enemigos de Estados Unidos”. Smailov se refería a que Moscú buscaba en la región contrarrestar la influencia estadounidense.

La búsqueda de aliados internacionales es para Putin un asunto vital, ya que en el año 2014 la anexión de Crimea provocó una dura condena de países de Occidente y una oleada de sanciones económicas contra la nación euroasiática. En ese momento fueron pocas las voces que salieron en defensa de Moscú, este hecho hizo ver a Rusia como una nación débil y sin aliados en el mundo.
La tercera razón por la que el gobierno ruso interviene en la región radica en el liderazgo de Vladimir Putin. El profesor y Director Ciencia Política en Universidad Icesi, Vladimir Rouvinski, explicó que “La popularidad de Vladimir Putin entre los ciudadanos de ese país se debe a una percepción común de que él ha restaurado el papel de Rusia como una potencia a escala mundial”.

Desde que el mandatario llegó al poder en el año 2000 no ha dejado de participar en foros mundiales, polemizar con respecto a Estados Unidos y vender una imagen de la Rusia fuerte. Hoy la Rusia de Putin tiene un proyecto para reconquistar espacios en la región y controlar recursos naturales de los países latinoamericanos, queda esperar a ver si las democracias del continente se quedan observando pacientemente o deciden actuar para impedir que sus países terminen como Venezuela.

Video