La Asamblea Nacional reconoce el legado del venerable doctor José Gregorio Hernández

Retrato de José Gregorio Hernández. Archivo.
Retrato de José Gregorio Hernández. Archivo.

 

La Asamblea Nacional debate el Proyecto de Acuerdo en conmemoración a los 100 años del fallecimiento del célebre doctor José Gregorio Hernández durante la sesión ordinaria de este martes 2 de julio.

lapatilla.com

El doctor José Gregorio Hernández fue elevado a Venerable el 16 de enero de 1986 por Juan Pablo II. Recientemente, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha presentado un informe ante el Vaticano para su beatificación.

Monseñor Tulio Ramírez, Arzobispo Auxiliar de Caracas se pronunció durante la discusión agradecido por el derecho de palabra en la Asamblea Nacional la cual calificó de “una oportunidad hermosa en medio de esta tragedia, estoy conmovido por casos de violaciones a Derechos Humanos contra militares”.

Para el Arzobispo, “José Gregorio es además de santo del pueblo un gran caballero, ha dejado que le antecedan tres damas en su ascenso a los altares, José Gregorio conoció a varios presidentes, entre ellos a Juan Vicente Gómez”.

“El Venerable fue un profesional de la medicina, era laico comprometido con su oficio, un ciudadano de a pie, se convirtió en un héroe de la caridad, es Venerable, el título por mayores virtudes heroicas, mostraba gallardía ante sus alumnos”, comentó Monseñor.

Según Tulio Ramírez, “Muchas obras publicó, prueba de su ingenio y de su ciencia, ejerció la medicina con pericia, recomponía los cueros y reconfortaba el espíritu de los enfermos, era generoso con los pobres, ayuda a sus clientes: daba limosnas. Siempre vivió en la fe de Dios, pasaba grandes ratos en adoración ante el Santísimo Sacramento, vio siempre a la Iglesia como madre y maestra, su fe era viva y contagiante, buscaba solo la gloria de Dios”.

“El Doctor José Gregorio Hernández fue el benefactor de todos, el amigo de todos, ofreció a Dios su vida para que hubiera paz en Europa, en 1919 murió en la calle exclamando ‘Madre Santísima’, talentoso y bondadoso desarrollo un altísimo nivel profesional”, señaló Ramírez.

“Hoy hay jóvenes prometedores, pero uno se pregunta dónde estudian, dónde trabajan, lo que verdaderamente hace que un país prospere es su gente, la gente se fue, somos parte de la historia con grandes limitaciones”, consideró.

“Muchos dedican su tiempo a sobrevivir, cómo se puede crecer así intelectualmente, José Gregorio decía que ningún hombre puede vivir sin tener su filosofía, hemos llegado a esto por muchos errores cometidos sobre todo por quienes ejercen el poder, la alta migración revela que algo se está haciendo mal, José Gregorio nos dice que el grande deber del hombre es evitar el error, el error es contagioso capaz de envenenar la inteligencia, hay que convertir a Venezuela en objeto de estudio revisando dónde nos equivocamos, hay que luchar para que todos renuncien a los errores y nos encaminemos a la prosperidad”, relató Monseñor.

El Arzobispo indicó que el “Tono moderado de José Gregorio para refutar tesis contrarias: jamás escribió una frase destemplada, despectiva, con serenidad, sin asperezas. Debemos tenernos misericordia unos a otros, a nosotros mismos, debemos trabajar sin desfallecer por el bien de nuestras familias, hay que dar de comer al hambriento y de beber al sediento, vestir al desnudo. Hace falta mucha caridad hoy en día en Venezuela, esta sesión me ha conmovido mucho, José Gregorio tiene que vivir en nosotros, imitarlo, el decía ‘la dignidad del hombre arranca de su racionalidad’ sigamos el ejemplo de José Gregorio Hernández, hay que pedirle un milagro social por Venezuela, recemos juntos con mucha fuerza para que interceda por nuestra patria”.

“Quiero pedirle a Dios que acompañe a cada uno de nuestros diputados, que son los representantes del pueblo, que continúen adelante con la gracia de Dios. Amén”, finalizó Ramírez.