Leocenis García: A la FANB, en esta hora trágica

 

Quiero recordarles el juramento que prestaron hace un tiempo:Respetar la constitución del 99.

Por Leocenis García / Coordinador Nacional de Prociudadanos  

“Si así lo hiciera”, Dios y la patria lo premiaría, sino tendría que demandárselos.

Dios anda ocupado consolando a la patria que llora a sus hijos en los hospitales, y que a grito herido claman justicia en las morgues.

Sin contar quienes andan por el mundo como el pueblo de Israel desterrados a la fuerza.

O quienes ven imposibilitado su derecho a soñar un país.

Por todo esto, me tomo el atrevimiento de escribirles:

Cuando reciban esta carta ya se habrán enterado de los miles de venezolanos, de izquierda y derecha, que han fallecido torturados.

¿Cómo podemos ignorar la muerte de un capitán de Corbeta que era investigado y fue asesinado?. Sí, asesinado.

Así como en la Cuba de Fidel.

¿ Acaso si ustedes tienen el derecho al voto no tienen también el derecho a exigir el cumplimiento de las promesas hechas al elector? Si tienen el derecho al voto, tienen en derecho a la beligerancia.

Ustedes han visto un joven tachirense al que le han sacado los ojos por protestar por una bomba de gas doméstico. Todos luchaban contra esta mierda que ya es insostenible.

La única ventaja de los muertos es que no padecerán más esta vida de mendigos al que el socialismo nos condenó ¡ sin piedad!. Mueren en una Venezuela, que no puede ser ni el sueño de Bolívar, ni de Chávez, ni nadie. Solo un monstruo cruel puede querer este destino para su patria.

Solo la vergüenza de la humanidad. Una nación que no produce sino la lastima del planeta. Un país de ciudadanos apresados, gobernador por cavernícolas. Mayor tragedia.

Vendrán más muertos. Más militares torturados. Y cuando estén muertos, llevarán sobre sus tumbas montañas de inculpaciones y lamentos . Querrán presentar al imperio americano como “el único culpable” de la desgracia de Venezuela.

Y de lo único que es culpable Estados Unidos de América, es de haber apoyado a la vieja clase política que el pais desprecia. Del resto, ninguna responsabilidad tienen en esto.

Comprendo queridos militares sus insatisfacciones constitucionales para aceptar la figura del Presidente del Congreso como jefe de gobierno.

Yo mismo las tengo.

Pero lo que no puedo aceptarle, jamás, es que ustedes puedan justificar que el cuestionado presidente Maduro siga en el poder. Eso habla muy mal de su patriotismo , de su coraje y del juramento que hicieron frente a la constitución.

Maduro no tiene ya otro destino que salir del poder.

Habiendo fracasado el Gobierno y su oposición, en el diálogo, -por no ceder y llegar a un acuerdo decoroso, pacífico y patriótico-. Aupado por los infiltrados de Maduro en aquella gestión para sabotearla y hacerla fracasar como lo hicieron. Incluyendo la de Noruega y sus derivados, donde no están sino cajas de Ariel vacías.

Habiendo fracasado el proceso electoral, porque los políticos abstencionistas y las trampas del actual Consejo Nacional Electoral, cerraron las puertas a todos los cambios electoralistas.

Habiendo fracasado las armas civiles y civilistas. Solo queda que ustedes intervengan para poner orden. Tomando el poder con una junta de transición que llame a elecciones verdaderamente libres.

Ustedes saben que no soy un fanático.

Ojalá mi carta sea fecunda. Y obligue a la meditación. Para que los que pueden en la FANB, frenen ya este clima demencial de un gobierno que ya no controla nada, y de una vieja clase política , que solo es el faro de Twitter e Instagram. Pero sobre todo señores de la FANB , para que el CEOFAN, recapacite y repudie esos voceros del odio y la incapacidad , cuyas frutas hemos visto que no podían ser más amargas.

Somos señores militares , un pueblo cegado por la perversion de los políticos de ambos bandos.

Y todos somos víctimas de esa ceguera.

Señores militares , nuestra patria está enlutada. Esa silenciosa muchedumbre de los barrios, está harta. Les pido a ustedes que no subestimen al pueblo.

No están callados de un todo, tienen un grito mudo en los corazones reclamando: ¡que no los sigan matando , a sus madres, a sus esposas, a sus hijos!

Tengo claro señores militares , que el tribunal del pueblo ha lanzado su suerte. Todo esta consumado. Ese pueblo es capaz de sacrificar su vida para salvar la de sus hijos.

Impidan, la violencia. Abran una válvula. El país espera, una junta de transición donde esté lo mejor del chavismo y la oposición, elecciones libres anticipadas y una ley de olvido y perdón para civiles y militares.

Ese es el camino, en vez de una fuerza ciega desatada, que está a punto de estallar.